Con más de 3.800 compañías exhibiendo sus desarrollos, 600 startups mostrando sus productos y unos 175.000 profesionales de la industria reunidos durante cuatro días, la feria CES de Las Vegas –el encuentro de tecnológica más grande del mundo– celebró su 50º aniversario a lo grande.

Este año, la gran protagonista del show fue la conectividad. Y claro, sus aplicaciones para la salud también dijeron presente. De hecho, en el marco del megaevento se llevó a cabo también el Digital Health Summit, donde se abordó cómo prevenir infartos y ACV de la mano de apps; se debatió sobre la manera en que la tecnología puede combatir la obesidad, la diabetes y la enfermedad coronaria; se indagó sobre los beneficios de los nuevos wearables; y se le prestó especial interés al impacto del sueño (el mal dormir) en la salud.

Así, Sleep Number, una empresa dedicada a mejorar la calidad del descanso, presentó Sleep Number 360, una colchón inteligente que en base a su tecnología SleepIQ –con sensores biométricos– analiza los patrones de sueño del usuario durante toda la noche y cambia de posición (por ejemplo, para que la persona deje de roncar). También calienta los pies de la cama en el caso de que los de su dueño estén fríos. Y envía toda la actividad del sueño a una app especial, de manera de poder evaluar su calidad y, con el tiempo, obtener un “SleepIQ Score” (algo así como su coeficiente de sueño). Por su parte, la finlandesa Emfit QS creó otra cama inteligente que se basa en la balistocardiografía, una técnica para detectar la repentina eyección de sangre en los grandes vasos con cada latido del corazón, y el análisis del movimiento respiratorio.

Johnson & Johnson y Rest Devices anunciaron Nod, su trabajo conjunto para obtener un sistema conectado de seguimiento del sueño de los bebés. Y Philips mostró diversos productos y servicios de salud digital impulsados por la nube: HealthSuite permite que los consumidores combinen sus datos de salud y los utilicen de una manera más inteligente para manejar sus enfermedades y compartir datos con sus médicos.

En el área de la salu bucal, la empresa Kolibree presentó Ara, el primer cepillo de dientes con Inteligencia Artificial: utiliza algoritmos de aprendizaje para ofrecerle al usuario la información más precisa en cuanto a sus comportamientos y hábitos de cepillado. Por ejemplo, sus sensores captan la frecuencia, duración, posición del cepillo en 16 zonas de la boca y las envía a una app donde se almacena y analiza. En cambio, el cepillo Sonicare FlexCare Platinum Connected de Philips, que recibió el premio a la innovación de CES 2017 en la categoría “Bienestar físico, deporte y biotecnología”, contiene un sensor inteligente para ayudar a mejorar la técnica de cepillado.

Otro avance que llamó la atención fueron los productos presentados por GYENNO, empresa que de la mano del big data y la Internet de las Cosas dio a luz los primeros utensillos para comer que contrarrestan los temblores de la Enfermedad de Parkinson: una cuchara y tenedor que se mantienen quietos, evitando que se caiga la comida a pesar del movimiento de la mano, y recolectan información en la nube sobre los temblores del paciente. De esta manera, no sólo los médicos pueden tener datos sobre el estado del enfermo, sino que además el propio dispositivo “aprende” sobre los temblores de su dueño y ajusta sus algoritmos de manera de mejorar la respuesta al movimiento.

Gyenno Technoligiesqardiocore

La empresa Qardio presentó QardioCore, un monitor ECG inalámbrico que sin cables ni parches ofrece una forma fácil de monitorizar la salud cardíaca, adaptándose al estilo de vida de su portador. La información que colecta se transmite a una app complementaria en el teléfono y se puede compartir con los médicos. La correa se usa alrededor del pecho y registra los índices de ECG, frecuencia cardíaca y respiratoria y temperatura.

Las futuras mamás también tuvieron lo suyo. Bloomlife presentó su wearable inteligente para embarazadas, que junto a una app especial ayuda a las mujeres a calmar la ansiedad al contar, controlar y comprender sus contracciones. Ya no necesitarán lápiz y  papel para anotar cada contracción y saber cuándo acudir al hospital porque la llegada del bebé es inminente. Por otra parte, la startup Willow, anunció su sacaleche para quienes están amamantando. Se trata de dos bombas que se colocan dentro del corpiño y se encargan de extraer el alimento para los bebés en una bolsita interna, sin que la mujer tenga que dejar de hacer sus tareas habituales. Son dos gadgets silenciosos, discretos y fáciles de limpiar. Se utilizan junto a una aplicación telefónica en la que quedan registrados parámetros como el volumen de leche extraída. Ya fueron aprobadas por la FDA de los EE.UU.

willow1 willow 2

Otro de los premios CES 2017 a la innovación fue para el guante inteligente RAPAEL para rehabilitar el movimiento de las manos. Desarrollado por Neofect, es liviano y permite varios movimientos de las articulaciones con facilidad. Además, contiene una solución que posee juegos, de manera que ofrece entretenimiento mientras se evalúa la efectividad clínica de los ejercicios.

Por último, la posibilidad de monitorear la salud de los conductores desde sus propios autos, tal como lo anticipó eHealth Reporter, tuvo gran presencia en CES 2017. Daimler y Philips, por ejemplo, celebraron una alianza estratégica en el marco del proyecto “Fit & Healthy” de Mercedes Benz, que busca transformar a los coches en el principal dispositivo de bienestar y movilidad.

Sólo una pequeña muestra de cómo la tecnología puede ser una gran aliada de la salud. Y de que ya no es necesario esperar la llegada del futuro.

Fuentes:

http://www.mobihealthnews.com/content/31-new-digital-health-tools-showcased-ces-2017?mkt_tok

http://www.upi.com/Business_News/2017/01/05/CES-2017-Five-gadgets-to-help-consumers-get-healthy/4181483632323/

http://www.ticbeat.com/salud/lo-mejor-del-ces-en-tecnologia-de-la-salud-y-el-bienestar

http://www.digitalhealth.net/digital_patient/48402/digital-health-at-ces-2017–las-vegas