En septiembre de 2011, las autoridades de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) pusieron en marcha la llamada Estrategia y plan de acción sobre eSalud, con el objetivo “de contribuir al desarrollo sostenible de los sistemas sanitarios de los Estados Miembros y mejorar el acceso y la calidad de estos sistemas a través de la utilización de las TICs”. Ahora, en el marco de la última sesión del Comité Ejecutivo de la OPS, se presentó en Washington (EE.UU.) el informe de mitad de período de la iniciativa, una actualización sobre el progreso alcanzado en el área.

Para poder evaluar el estado de situación, el documento tomó en cuenta las cuatro áreas estratégicas planteadas originalmente: políticas públicas; herramientas y metodologías; colaboración horizontal entre países; y gestión del conocimiento (promoción de la capacitación y la alfabetización digital para la calidad asistencial).

Entre otros resultados, el informe destaca que en la actualidad, 21 países y territorios (Brasil, Argentina, Chile, México, Colombia, Perú, son algunos de ellos) formularon y adoptaron una política pública sobre eSalud y que 11 tienen una política o estrategia nacional centrada específicamente en telesalud. También menciona que 18 naciones cuentan con legislación para proteger la privacidad de la información personal de cada habitante y más de 9 países aseguran poseer un marco jurídico que apoya el intercambio electrónico de datos clínicos a nivel nacional. Además, al menos 10 países ya tienen un sistema nacional de historias clínicas en formato electrónico. “Una muestra importante de países de la Región está financiando proyectos en materia de eSalud con fondos públicos en los ámbitos local y nacional. Las iniciativas relacionadas con la telemedicina y los registros electrónicos de salud son las más extendidas”, resalta el documento.

Más allá de los logros, los autores del informe presentan los retos pendientes para la aplicación de la eSalud. Entre ellos figuran mejorar la infraestructura organizacional y tecnológica; una mayor investigación sobre la cantidad de países que utilizan tecnología móvil para vigilancia epidemiológica; y la interoperabilidad de los sistemas de salud, dado que hoy hay falta de integración entre los sistemas de información. “Tomando como referencia la experiencia de la Unión Europea en materia de lineamientos sobre interoperabilidad única en cuanto a datos de pacientes y prescripción electrónica, la OPS y los Estados Miembros tienen previsto trabajar en la definición de un marco común para la elaboración de un estándar o conjunto mínimo de datos par facilitar el intercambio de información entre sistemas”, concluye el informe.

Por último, esboza las medidas que se deberían tener en cuenta para el período 2016-2017 con el fin de mejorar la situación. Algunas de ellas son: trabajar en la incorporación de temas en los que se han producido avances en salud pública, como la internet de las cosas y el big data, entre otros; fomentar la generación de evidencia y el desarrollo de lineamientos en materia de eSalud que favorezcan la toma de decisiones y el desarrollo de proyectos de manera estratégica y sostenida; y establecer una hoja de ruta sobre el rol de la eSalud en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, específicamente el objetivo 3: “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”.

Fuentes: