Un hombre de 54 años recibió un trasplante de esternón y parte de una caja torácica en el Hospital Universitario de Salamanca, España. Lo novedoso de la intervención, que se llevó a cabo el año pasado, es que el implante fue fabricado con titanio mediante impresión tridimensional.

En primera instancia, como el diagnóstico era sarcoma en la pared torácica, los médicos removieron los huesos que tenía dañados el paciente y, luego, implantaron la pieza impresa. “Quisimos ofrecerle una opción más segura y mejorar su recuperación luego de la cirugía”, relata José Aranda, quien junto a Marcelo Jiménez y Gonzalo Varela integró el equipo de cirujanos que llevó adelante la intervención.

¿Cómo?

Tras realizar un escaneo completo del pecho del paciente mediante una tomografía computada en alta resolución, la empresa australiana Anatomics diseñó las partes que necesitaban ser reemplazas con la mayor precisión posible. Para esto, se asoció con el laboratorio Labb 22, especialista en impresiones tridimensionales con titanio y otros metales.

“La operación fue muy exitosa y el hombre recibió el alta doce días después de la cirugía”, concluye el doctor Aranda.

Los cirujanos escribieron una descripción del procedimiento en la Publicación Europea de Cirugía Cardiotorácica.

DATO: La impresora que participó del proceso fue la Arcam 3D, que usa haz de electrones para fundir el polvo de metal.