No es ciencia ficción: según un grupo de investigadores holandeses, sería posible tratar la diabetes tipo 1 con impresiones tridimensionales.

Con el objetivo de regular el nivel de azúcar en sangre, un equipo de especialistas fabricó islotes de Langerhans -grupos de células responsables de la producción de insulina y glucagón en el páncreas- con impresoras 3D.

Las impresiones se realizaron sobre andamios de bioingeniería, que en una próxima etapa se implantarían en pacientes con diabetes tipo 1. Estos andamios fueron pensados para proteger a las células en caso de que el sistema inmunológico las ataque por desconocerlas.

Uno de los mayores restos de los profesionales fue elegir con qué material imprimir los dispositivos, hasta que se acordó utilizar una mezcla líquida y viscosa que no afectara la funcionalidad de las células. El resultado final para crear los soportes fue alginato y gelatina, es decir, una estructura porosa que facilita el intercambio de la glucosa y la insulina.

Las impresiones beneficiarían a aquellas personas que tienen eventos hipoglucémicos frecuentemente. Sin embargo, es menester destacar que todos los pacientes que sean implantados con islotes de Langerhans 3D deberán realizar una terapia inmunosupresora de por vida para evitar el rechazo de los nuevos tejidos.