En pos de apoyar la rehabilitación de aquellas personas que han tenido un accidente cerebrovascular, investigadores del Grupo de Telemática e Imagen (GTI) de la Universidad de Valladolid (UVa) y profesionales del Centro de Investigación en Discapacidad Física (CIDIF) de la Fundación ASPAYM Castilla y León han desarrollado el juego EPIK (Estimulación para Promover la Independencia mediante Kinect).

La herramienta móvil está basada en la tecnología que aporta el sensor Kinect para que los pacientes realicen ejercicios de equilibrio como un complemento a su rehabilitación tradicional. De hecho, el juego propone distintas posturas a través de un televisor y el jugador debe imitarlas. Mientras, los sensores reconocen sus movimientos.

Como los sensores no son intrusivos, no requieren la utilización de otros dispositivos o prendas especiales. De todas formas, los usuarios pueden incluir en sus partidas elementos que utilizan en su rehabilitación habitual, como cintas o pelotas, entre otros.

El objetivo final del juego es motivar al paciente en su tratamiento, pero en simultáneo analiza inestabilidades y contribuye en el trabajo de los fisioterapeutas -quienes pueden planificar sesiones personalizadas de ejercicios. Esta herramienta realiza, también, un historial del usuario con sus puntuaciones y una valoración precisa del rango articular del jugador en distintos movimientos, datos de suma utilidad para los médicos que atienden al paciente.

El primer prototipo del juego ha sido testeado durante catorce semanas con fisioterapeutas y pacientes de la Asociación de Ictus y Paresias (ICTIA), que forma parte de ASPAYM. Tras la prueba, que finalizó en julio del año pasado, los profesionales y los usuarios han contestado encuestas para medir su satisfacción, y estas respuestas se utilizarán para mejorar el sistema.

DATO: El equipo investigador espera conseguir una mayor financiación para desarrollar un juego más dinámico capaz de ser utilizado a distancia y de adaptarse a otro tipo de pacientes.