La Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos aprobó la comercialización de un medicamento anticonvulsivo compuesto por la droga levetiracetam. Ahora bien, ¿cuál es la particularidad de este fármaco? Está fabricado por impresoras 3D.

Este método de impresión tridimensional, denominado ZipDose, fue desarrollado por el Massachusetts Institute of Techonology (MIT). El resultado de la nueva forma de producción es una pequeña pastilla porosa que contiene un miligramo de la droga antiepiléptica; la elaboración se realiza en capas y sólo tiene poco polvo excedente.

En Estados Unidos, por ejemplo, más de un quince por ciento de las personas con epilepsia son niños. Por lo tanto, las píldoras grandes y de lenta efectividad son un problema a la hora de encarar los tratamientos. Sin embargo, este medicamento -que se administra junto a otros anticonvulsivos- ha sido diseñado para disminuir el tamaño promedio de las píldoras.

Si bien se estima que este antipiléptico fabricado por una impresora 3D estará disponible en el mercado a partir del primer trimestre de 2016, el visto bueno de la FDA ya habilitó especulaciones, por ejemplo, con la posibilidad de solicitar fármacos personalizados de acuerdo a la necesidad de cada paciente. Según señalan los expertos, con simples ajustes en el software de la impresora 3D, se podría modificar el resultado de la píldora y eliminar el concepto de “un mismo medicamento para todos”.