Cuando los wereables todavía eran algo futurista, en 2012 Google presentó públicamente sus lentes de realidad aumentada conocidos como Google Glass, en el marco de un programa piloto al que llamó Explorer.

Tres años después, y sin estar exentos de críticas por parte de los usuarios que habían apostado a ellos, la empresa anunció que daba por finalizado el proyecto y que los lentes serían discontinuados para dar inicio a una nueva etapa que permitiría pasar “del concepto a la realidad”.

Ahora, tres años después, los Google Glass regresan con ambiciones renovadas: ya no buscan seducir a los consumidores ávidos por lo último en tecnología, sino a quienes puedan beneficiarse con su uso en el ámbito laboral. Y el sector de la salud es una de las grandes apuestas.

Jay Kothari, a cargo del Proyecto Glass para Alphabet –la empresa “paraguas” de Google dedicada a los negocios más innovadores–, anunció hace poco el lanzamiento de la Glass Enterprise Edition: una evolución de los lentes ya conocidos, pensados para un perfil profesional y con varias mejoras en relación a la versión anterior. Además de mayor capacidad de almacenamiento, tienen montura flexible y extraíble y un display más grande, entre otras cosas.

Según la propia definición de la compañía, Google Glass es “una computadora portátil muy pequeña y liviana con una pantalla transparente que lleva información a la línea de visión”. Por ejemplo, permite a sus usuarios acceder a videos de capacitación, instrucciones de uso o listas de verificación mientras realizan sus trabajos, lo que les ayuda a ser más eficientes. A nivel industrial, los operarios de DHL, Boeing y Volkswagen son algunos de los que ya se beneficiaron con su uso.

“Google Glass también está ayudando a los profesionales de la salud. Los médicos de Dignity Health, los utilizan con una aplicación que nuestro socio Augmedix llama ‘escriba remoto’. Ahora, en vez de tener que teclear en la computadora durante las consultas, pueden interactuar con los pacientes mirándolos a los ojos, escuchando mientras hablan y haciéndoles preguntas. Todo eso con la tranquilidad de que el trabajo de toma de notas se está haciendo en un segundo plano”, señaló Kothari. Y agregó: “El Director de Información Médica de Dignity, Davin Lundquist, dice que además de mejorar la calidad de atención, los lentes también permitieron reducir el tiempo que los profesionales dedican a hacer anotaciones sobre los pacientes y otros trabajos administrativos. Antes les ocupaba el 33% de su día, ahora menos del 10%. A la vez, duplicaron la cantidad de tiempo que interactúan con los pacientes”.

Albert Chan, experto en medicina familiar de Sutter Health, coincidió y estimó que en su organización los médicos redujeron el tiempo que les lleva completar las historias clínicas electrónicas en alrededor de dos horas al día, gracias al uso de los Google Glass con la solución de Augmedix.

A diferencia de la versión Explorer, que era para consumidores finales, la Enterprise Edition sólo se conseguirá a través de socios oficiales. Mientras en España y Portugal la distribución es exclusiva de Streye, el único proveedor en español –y uno de los dos que hay en Europa- por ahora no hay iniciativas en América latina.

Fuentes:

https://www.wired.com/story/google-glass-2-is-here/

http://www.x.company/glass/faq/

http://www.lavanguardia.com/tecnologia/20170718/424206406052/google-glass-realidad-aumentada-alphabet-x.html