Por Matías A. Loewy

La avalancha de la inteligencia artificial, el big data, la telemedicina y otras tecnologías de información en un ambiente de hiperconectividad plantea desafíos y oportunidades en el campo de la salud que es necesario abordar de manera colaborativa e integral. Así coincidieron cuatro CEOs regionales que disertaron en el panel de apertura del VII Foro de IT Salud Argentina (Usuaria).

Diego Berekman, general manager de Microsoft Argentina & Uruguay, destacó que el impacto real de la transformación digital se consigue maximizando cada uno de los siguientes cuatro cuadrantes: 1) Conectar y habilitar el servicio y entendimiento de pacientes/clientes/usuarios (por ejemplo, la consulta remota y telemedicina); 2) Empoderar a los colaboradores del equipo; 3) Optimizar o redefinir los procesos de negocios (por ejemplo, la digitalización de los procesos), 4) Transformar los productos o servicios que se entregan.

“Uno solo sin los otros tres no hacen sentido. Hay que ocupar los cuatro cuadrantes y no pensar que con sólo uno la organización se está transformando”, advirtió.

Roberto Cruz, gerente general de Cognitiva para Argentina, Uruguay y Paraguay, reflexionó sobre el ritmo vertiginoso con que crecen los datos. “En nuestra vida generamos suficientes datos para llenar 8.000 iPhones”, graficó, y sostuvo que ese caudal de data no estructurada es plausible de ser usado para mejorar la salud. “El desafío es darle sentido a esa información”, instó.

En ese sentido, Cruz puntualizó que la capacidad de aprendizaje de los sistemas cognitivos es una “excelente noticia”. “Hoy, un médico especialista debería leer 29 horas por día para estar actualizado. Si existe un sistema que puede aprender de los papers y de los casos clínicos, eso puede ayudar a los médicos para tomar decisiones”, indicó.

Este progreso no implica que los sistemas inteligentes sean quienes realicen el diagnóstico en el futuro. “La industria coincide en que se trata de una colaboración hombre-máquina. La responsabilidad no puede ser delegada en la máquina”, enfatizó Berekman. “El aprendizaje permanente (de los sistemas) no reemplaza aptitudes humanas”, apuntó en tanto Cruz.

Guido Ipszman, general manager de Dell EMC en Argentina, Uruguay y Paraguay, indicó la necesidad de preguntarse el “para qué” de la transformación digital. Y cómo llevarla a la práctica. Destacó, por ejemplo, la posibilidad de que los sensores en wearables, en conjunto con herramientas de software, recolecten información clínica relevante para los médicos y ayuden, por ejemplo, a predecir comportamientos de los pacientes. Sin embargo, advirtió que “al haber más dispositivos captando información, hay que estar más atentos a garantizar su seguridad”.

Por su parte, Sebastián Biagini, country manager de Red Hat, sostuvo que para abordar el cambio tecnológico y producir los mayores beneficios para la población, es necesario deponer los egos y avanzar hacia esquemas colaborativos entre los sectores públicos, privados y académicos. “Tenemos que ponernos en modo colaborativo”, invitó.

El evento convocó a alrededor de 300 participantes, de los cuales un 10% fueron médicos. El temario incluyó exposiciones sobre telemedicina, firma digital, el proyecto MAIS, genomics y medicina personalizada.