¿Qué diferencia a un hospital nivel 6 del que obtiene un nivel 7, la máxima calificación?

La diferencia entre esta nueva calificación y el nivel 6 reside fundamentalmente en que toda la información está soportada por el sistema y este último aporta valor al proceso clínico a partir de ayudas, alertas, etc. No existe el papel con el objeto de generar un marco colaborativo entre los profesionales de los distintos servicios que siguen al paciente. Se trata de un flujo de información trasversal, que excede al propio servicio y se puede revisar desde cualquier punto de la Red Asistencial.

¿Qué tipo de información permite procesar la historia clínica electrónica de Cerner?

Toda, no existe ningún tipo de información asistencial recopilada en papel. Por ejemplo, la carga de signos vitales tomados por parte de la Enfermería, las imágenes radiológicas son 100% digitales  y proporcionan acceso en línea a toda la Red Asistencial, los médicos introducen las prescripciones electrónicamente siendo respaldados por un sistema inteligente de soporte a las decisiones clínicas.

¿Cómo se analiza esta información? 

El sofisticado programa de inteligencia clínica y corporativa Cerner Millennium®, permite al personal analizar la calidad y eficacia de los cuidados. Puede decirse que, de este modo, el hospital se transforma en una organización orientada a los datos, una de las principales características de un hospital de fase 7.

¿Qué otros datos permite manejar?

Está disponible la incorporación de datos proporcionados por los electrocardiogramas o los catetógrafos. Asimismo, la documentación que llega en papel procedente de otra empresa es escaneada e incorporada a la HCE.

 ¿Cómo circula la información?

La información sigue al paciente. Por ejemplo, es introducida, en primera instancia, por el facultativo de Urgencias para luego ser heredada en la Planta de Hospitalización. Finalmente, el médico de Atención Primaria recibe una alerta, a través del Centro de Mensajería, cuando a su paciente se le da el alta hospitalaria. De esta forma se ofrece también una continuidad en las pautas y cuidados entre los distintos departamentos del Hospital y los Centros de Salud dependientes de él.

¿Cómo se reutiliza la información?

El sistema permite la reutilización de la información para dar transversalidad y continuidad a los procesos. Desde el punto de vista asistencial,  la información es fácilmente compartida mediante protocolos estándar con otras entidades autorizadas para ello. El Hospital de Dénia dispone de un resumen unificado de la evolución del paciente dentro del centro, integrando los datos de los distintos servicios médicos por los que ha pasado, ya sea en Hospitalización, Consultas Externas, Urgencias, etc. Estos almacenes de datos clínicos se utilizan también para analizar patrones encaminados a la mejora de la asistencia y la seguridad del paciente.

 

¿Qué avances se han visto a partir de la implementación?

El Hospital de Dénia ya ha desarrollado varias vías Clínicas o “Power Plans”  con las patologías más prevalentes en la población, como la hipertensión. El sistema se retroalimenta con los datos que a diario los profesionales van introduciendo en él.

También se pone en juego la Regla de Sepsis por la que las enfermeras de Urgencias,  en el triaje, registran una serie de parámetros básicos de cada paciente, como los signos vitales. Posteriormente el sistema, a través de una serie de reglas previamente programadas,  permite combinar los signos vitales y la analítica del paciente para conocer el riesgo de sepsis. Si se confirma, se propaga una alerta a través de todo el proceso de tratamiento y cuidado del paciente.

Se aprovechan las Alertas medicamentosas que permiten que cuando un facultativo prescribe una medicación, el sistema realice una comprobación por si el principio activo pudiera interactuar con alergias del paciente o incompatibilidad con por edad, peso u otra medicación que se le estuviera administrando.

 ¿Qué impacto tuvo en la gestión del hospital? 

Desde el punto de vista de la gestión,  Cerner Millennium permite trabajar bajo los criterios de ”Inteligencia de negocio”. En la medida en que toda la información que se documenta, también se puede exportar; lo que permite que a los datos alojados en una base central se le puedan hacer una agregación de cómo van evolucionando a lo largo del tiempo o asociarles costes.

El modelo de adopción del historial clínico electrónico (EMRAM) clasifica los niveles de competencia de los hospitales en función de los registros médicos electrónicos, desde limitados sistemas auxiliares de departamento hasta un entorno totalmente electrónico.

Los hospitales pueden ser evaluados con la calificación EMRAM participando en el estudio voluntario llevado a cabo por HIMSS Analytics Europe, en el que se recopilan datos TI sanitarios detallados, y se rastrea la implementación y adopción de las aplicaciones EMR durante cada fase. La evaluación final del estado de fase 7 se lleva a cabo mediante una visita al correspondiente hospital.

Según los expertos, dada la situación actual de escasez de recursos financieros y de personal, ser un hospital nivel 7 es un importante indicador de alta calidad de la atención al paciente con un historial electrónico interoperable.

¿Mejoraron su eficiencia?

Ostensiblemente. Cabe aclarar que el Hospital de Dénia es un centro público, dependiente de la Generalitat Valenciana, pero gestionado por una empresa privada: Marina Salud. Marina Salud es en un 65% capital de DKV Seguros Médicos y en un 35% de Ribera Salud, conocida en España como la firma impulsora del Modelo Alzira. Tras más de 13 años de existencia, y con unos resultados que lo avalan, el modelo Alzira se ha convertido en un referente de gestión sanitaria eficiente y eficaz, sin renunciar a los principios básicos que imperan y deben mantenerse en nuestro Sistema Nacional de Salud, SNS: asistencia sanitaria pública, universal y gratuita. Dada la situación de incertidumbre económica que nos rodea, el modelo se presenta como una alternativa para la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario público.

¿Usted propone que haya mayor vinculación entre los sectores públicos y privados?

Exactamente. La clave se encuentra en asumir que los centros públicos de gestión privada deben funcionar con los mismos criterios que el resto de hospitales públicos, porque la financiación, control y propiedad son públicos, y únicamente la prestación es privada. Esto requiere la existencia de una iniciativa privada que tenga claro que las directrices las marca la Administración Pública, por lo que el modelo requiere colaboración leal, visión a largo plazo, voluntad de permanencia y una apuesta decidida por los profesionales y por una política asistencial de calidad con un compromiso explícito hacia los ciudadanos.