La proliferación de dispositivos móviles ha provocado que los proveedores médicos, financieros y pacientes estén recopilando más datos que nunca. Pero, ¿saben qué hacer con él?

Ese fue el tema de debate en un panel de discusión llevado a cabo en el Instituto para la Transformación de Tecnologías de la Salud, la semana pasada en Seattle. Bajo el título “”Análisis en Salud: Aprovechamiento de datos para la Organización- grandes mejoras””, el debate se centró en lo que se considera uno de los temas candentes en el mundo de la asistencia sanitaria de estos días: la inteligencia de negocios o inteligencia empresarial; Business Intelligence (BI) en inglés.

Esa tendencia está siendo impulsada por los contribuyentes o financiadores, de acuerdo con Lynn Dunbrack, directora del programa de IDC Health Insights, moderador del panel. Las encuestas recientes, dijo, han indicado que tres cuartas partes de los contribuyentes piensan que el análisis es vital, y más de la mitad tiene una estrategia de BI. Por el contrario, dijo, alrededor del 44 por ciento de los proveedores ven el valor del análisis, y sólo el 26 por ciento tiene un programa de BI.

Thomas Yackel, MD, profesor asociado de la Oregon Health Science University y director de información de salud en OHSU Healthcare, dijo que el análisis de datos es subestimado a nivel profesional. Mientras OHSU Healthcare fue uno de los primeros hospitales en Oregon en corroborar su uso significativo, sentenció: “”Un montón de gente no sabe lo que es (BI).””

“”Estamos construyendo nuestro propio almacén de datos ahora, pero (en la búsqueda de financiación para el proyecto), estamos después de la gente que quiere poner una alfombra nueva en la sala de espera””, dijo.

Steve Barlow, director de información y co-fundador del catalizador de calidad asistencial, un desarrollador de soluciones para garantizar la calidad de las mejoras, establecido en la ciudad de Salt Lake, dijo que ayudó a poner en marcha una asociación nacional de almacenamiento de datos en los años ‘90, mientras trabajaba en Intermountain Healthcare. “”Hemos estado trabajando en esto por más de dos décadas y todavía no conseguimos progresar””, declaró.

Pero el análisis de datos y la inteligencia de negocios están apareciendo en el radar, los panelistas aseguran. Con la reforma de salud a punto de lograr que el cuidado responsable y la mejora de los resultados clínicos sea vital, los contribuyentes – y eventualmente los proveedores – verán el valor que posee la toma de datos, su análisis y las posteriores conclusiones que puedan extraerse de ellos para la futura toma de decisiones. Los contribuyentes lo usarán para impulsar los resultados basados ​​en la población, como la atención sanitaria preventiva y programas de bienestar, y para justificar los gastos de la atención médica, mientras que los proveedores verán su valor en la mejora de los resultados clínicos y la reducción de residuos y reingresos.

Para ello, sin embargo, es necesario ir más allá del simple acto de recolección de datos.

“”No se trata sólo de colocar los datos allí, se trata de discutir acerca de esos datos””, dijo Yackel.

También hay preocupaciones sobre la seguridad. Thomas Payne, MD, director médico de los servicios de TI para UW Medicine, dijo que el problema no está en el recibimiento de datos, sino en la regulación de su utilización y de quien lo utiliza.

“”El problema es aprovechar esta capacidad técnica increíble y hacerla coincidir con la visión adecuada””, dijo.

Entre los proveedores sumergidos en el flujo de datos se encuentra la Clínica Everett, el mayor grupo independiente de médicos en el estado de Washington. Becky Hood, CIO del centro, dijo que estuvo considerando un plan de BI en los últimos tres años. Ha contratado por primera vez a un administrador de BI para la clínica y “”ahora puedo decir la frase ‘almacén de datos’, sin ser rechazada””.

En una entrevista realizada con SearchHealthIT.com y publicada en la agenda web de la cumbre, Hood dijo que la clínica está utilizando el análisis de negocios en diversas áreas, que van desde la reducción de las visitas en las salas de emergencia a una mejora en el presupuesto determinado para la dotación de personal y la programación.

“”Parte de esto es asegurarse de que estamos ofreciendo horarios en que los pacientes quieren ser atendidos” dijo en la entrevista. “”Tenemos horarios a la noche y en los fines de semana, y los mecanismos necesarios para sustentarlo. Esto podría afectar la calidad clínica y los ingresos hospitalarios también; si los pacientes sienten que tienen acceso a las oficinas de los médicos, no necesitarán visitar el servicio de urgencias””.

“”En términos del análisis comparativo de la Etapa 2 (sobre requisitos de uso significativo), es difícil saber lo que es útil y valioso para realizar dicha comparación”, añadió Hood. “”No sé si las organizaciones han visto ya los resultados que esperaban de estos intentos, pero ahora que más médicos se encuentran en los registros electrónicos, podemos comenzar a buscar los datos en formatos más consistentes. Lo que será verdaderamente poderoso es el momento en que los vendedores comiencen a integrar aplicaciones de análisis en el flujo de trabajo – que es donde es más útil””.

Los panelistas señalaron que los médicos “”están sobrepasados de datos en este momento”” y necesitan contar con herramientas para hacer que esos datos sean de utilidad para la asistencia médica. Demasiados datos o la falta de análisis, dijo Payne, amenaza con “”romper la espalda del camello.””

“”constantemente hay presión para pedir a los proveedores que introduzcan un elemento más de datos””, señaló. “”A lo que responden:  ‘¿Cómo va a ayudar esto al paciente?’.

 

Fuente: www.healthcareitnews.com