En la selva peruana, al norte de Loreto en la frontera con Ecuador, las personas carecían de servicios de salud, debido a la lejanía de sus pueblos incomunicados. Pero gracias a la telemedicina, las condiciones están cambiando.
Mediante una señal de internet, parecida a la que tenemos en nuestros hogares, que abarca 450 kilómetros de largo, la red de Wi Fi más larga del mundo, se pudo mejorar la salud de 30 mil personas, de  la mano de la fundación Enlace Hispano Americano de Salud (EHAS) y la continuación del trabajo del Grupo de Telecomunicaciones Rurales de la Pontificia Universidad Católica del Perú (GTR-PUCP).
 Con esta nueva forma de hacer medicina, se puede tratar enfermedades como la tuberculosis, neumonía, infecciones diarreicas o partos complejos.
“”Este es el primer paso para abrir camino a la telemicroscopía, teleultrasonografía y teleestetoscopía””, señaló Leopoldo Liñán, Ingeniero y coordinador de GTR-PUCP.