“”Se trata de una estación de telemedicina móvil diseñada en el formato de una valija fácilmente trasladable, liviana, que puede transmitir información de un paciente hacia un centro receptor integrado por más de un centenar de expertos en todas las disciplinas, facultados para opinar, diagnosticar e indicar tratamientos, indicó, en diálogo con Télam, el Decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario, Carlos Crisci.
Al resaltar el trabajo del equipo de profesionales que intervinieron en la idea y su realización, Crisci expresó sus expectativas sobre el aporte social que brinda este desarrollo que será presentado justo en el año en el que la facultad rosarina “”cumple 90 años formando profesionales en las ciencias médicas.
En esa línea, explicó que tras la presentación del equipo concretada en mayo pasado en la ciudad de Ushuaia y el interés despertado en la comunidad de países que integran la OEA -Organización de Estados Americanos- “”el equipo comenzará con las prácticas de intercambio de información, desde Buenos Aires a Rosario con el equipo sanitario y hospitalario de la Fuerza Aérea Argentina, que actúa en Haití con la expectativa de que en el próximo año, sea incorporado al hospital argentino que presta servicios en esa zona.

También sembró expectativas sobre el servicio que podrá prestar la universidad a la comunidad en zonas inhóspitas de la Argentina, o de difícil acceso, y en donde la comunicación por Internet no existe.

“”Estamos en las primeras conversaciones con el gobierno nacional que mostró interés por el equipo, reveló y adelantó que el objetivo de los científicos “”es incorporar el equipo de telemedicina al tren sanitario que opera en poblaciones del interior de nuestro país porque estamos convencidos que tendrá mayor utilidad participando rápida y directamente en el cuidado y acompañamiento de la salud de la población más desprotegida.

Por su parte, el coordinador del proyecto y secretario general de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario, Marcelo Petrich, consultado sobre el origen de la idea que lo tuvo como uno de los protagonistas, explicó que “”comenzó a gestarse en 2008 y que el armado, “”luego de acciones por lograr la cooperación de la fundación Era Digital para la construcción del equipo, el proyecto tomó forma el año pasado.
“”Todo comenzó con la presentación del proyecto -de la Estación de Telemedicina Móvil- ante el CITEL-Comité Interamericano de Telecomunicaciones, dependiente de la OEA, cuando Crisci, en un viaje de trabajo, presentó nuestro proyecto, relató Petrich.
“”Entre los países de Latinoamérica somos los únicos que estamos trabajando con este tipo de equipo innovador con fines sociales, porque no se trata de una valija cualquiera, sino que cuenta con un diseño interesante en el proceso de inteligencia generado a partir de la tecnología y la medicina moderna, apuntó el Jefe del Equipo y catedrático de la facultad de medicina en el área informática y telecomunicaciones.
Según Petrich, la estación como equipo y su función está diseñada a partir de tres ejes fundamentales: “”el primero es la valija en sí misma, que cuenta con un equipamiento integral desarrollado a partir de nuestras propias ideas, apuntó.
“”El segundo es su grado de conectividad, a partir de una antena satelital. Está probado que podemos conectarnos desde cualquier parte del mundo, incluidas zonas de catástrofes extremas, graficó.
Al definir al tercer eje como, “”no menor por la función, consideró, “”que el equipo no es un producto sino una solución integrada plenamente al centro de consultas que reside en la Facultad, y que cuenta con un enorme abanico de expertos altamente calificados, quienes son los que reciben las consultas.
Al resaltar la idea y la creatividad del grupo de colaboradores que lo acompañaron originalmente en el diseño y construcción de la estación -unos 12 profesionales- expresó que más tarde su sumarían otros hasta contar actualmente con más de 100 expertos en telecomunicaciones, computación y medicina en todas las especialidades.
Luego Petrich habló de las repercusiones del invento rosarino: “”A raíz del interés despertado en países de Latinoamérica, el equipo ya fue presentado en Perú y a fines de éste mes recibimos una invitación para hacerlo en Colombia, reveló.

Consultado sobre si a partir del invento hay expectativas de fabricación con fines comerciales, aclaró que “”no se trata de fabricar algo con ese objetivo, se trata de ponerle valor a un único equipo que puede trasmitir a un centro, en donde expertos de nuestra Facultad, pueden brindar, a la comunidad, su conocimiento científico para lograr soluciones, especialmente en situaciones extremas.
“”Se trata de poder organizar a universidades de América latina para brindar un amplio servicio de intercambio educativo, docente, de investigación y de asistencia a profesionales alejados de las grandes ciudades, concluyó