“La exposición a la radiación durante el diagnóstico de imágenes es una preocupación pública importante”, dijo Marcus Chen (foto), autor principal del estudio realizado por el Laboratorio de Imagen Cardiovascular de los Institutos Nacionales de Salud en Bethesda. “Minimizar la exposición a la radiación, manteniendo escaneos de diagnóstico de calidad, es claramente factible con esta nueva segunda generación de escáner de tomografía computada.”

La angiografía coronaria por tomografía computada es un examen valioso de exploración no invasiva que permite obtener diagnósticos precisos. El examen, además, es particularmente eficaz y seguro para diagnosticar enfermedades coronarias severas en pacientes que llegan con dolor torácico agudo al servicio de emergencias. Sin embargo, el beneficio clínico de la angiografía coronaria por tomografía computada ha sido atenuado por las preocupaciones sobre los posibles riesgos de cáncer que podría generar la exposición a la radiación. Los avances tecnológicos han evolucionado y no sólo permiten reducir la exposición del paciente a la radiación, sino también mejoran la precisión de la imagen.

Este estudio representa los primeros resultados de angiografía coronaria obtenidos con un sistema de detección recientemente aprobado por la Food and Drug Administration de Estados Unidos. El nuevo sistema tiene varias ventajas técnicas en comparación a la versión de su primera generación. Entre las ventajas se destacan: su reconstrucción iterativa, el tiempo de rotación del gantry (275 milisegundos), el control automático de exposición, y su mayor generador de rayos X.

Para el estudio, el Dr. Chen y sus colegas utilizaron el sistema 320-slice de escáner de tomografía computada de segunda generación y realizaron exámenes de angiografía coronaria con contraste a 107 pacientes adultos (55,4 de edad promedio). La exposición de los pacientes a la radiación y la calidad de las imágenes de estos exámenes se compararon con estudios previos de 100 pacientes examinados con un escáner de primera generación.

La dosis de radiación media fue de 0,93 milisieverts (mSv) con la unidad de segunda generación y de 2,67 mSv con la unidad de primera generación. El promedio SSDE fue de 6,0 miligray (mGy) con la unidad de segunda generación y de 13,2 mGy con la unidad de primera generación. En general, la dosis de radiación es inferior a 0,5 mSv para 23 de los 107 exámenes de angiografía por tomografía computada (21,5 por ciento). Todos los estudios fueron de diagnóstico y en su mayoría tienen imágenes de excelente calidad.

“El escáner de tomografía computada de segunda generación proporciona una calidad de imagen excelente en un amplio rango de tamaños de cuerpo y ritmos cardíacos a bajas dosis de radiación,”” dijo el Dr. Chen. “La baja dosis alcanzada durante la angiografía por tomografía computada se podría utilizar para minimizar la dosis total de radiación para el paciente o para permitir tipos adicionales de imágenes dentro de las dosis de radiación razonables.”

Fuente: RSNA