Una aplicación para iPhone, iPod Touch y iPad, permite ver la actividad cerebral del usuario resumida en una serie de gráficos interactivos. Mediante un dispositivo que se coloca en la cabeza y que capta el estado del cerebro, los datos son enviados al terminal móvil. Pero, ¿realmente este ‘software’ ofrece un servicio médico o sólo supone un simple entretenimiento? El ‘software’ de XWave muestra, mediante gráficos y resultados interactivos, que van cambiando en tiempo real, el estado del cerebro. La aplicación recoge los datos necesarios con ayuda de un artilugio que se coloca en la cabeza y se conecta al iPhone a través de la entrada de audio. Éstos son enviados directamente al iPhone y con ayuda del programa se procesan para que el usuario los visualice.
Los gráficos van cambiando según la actividad cerbral que se regitre. La aplicación muestra de qué manera afecta el nerviosismo o cómo se relajan las señales si se alcanza un estado de tranquilidad. Existen varias pantallas para ver los resultados y cada una de ellas tiende a favorecer un determinado estado mental, como la concentración. Otra interfaz ayuda a la relajación haciendo que cuanto más tranquilo se encuentre el usuario más suaves serán los colores que se muestren.

La aplicación XWave es gratuita pero el dispositivo necesario para medir las señales cerebrales cuesta 99,99 dólares (unos 76 euros).
La aplicación XWave para iPhone no es un instrumento científico. Es cierto que puede valer como indicador, pero no tanto como para servir para el estudio médico. Sin embargo, existe una gran cantidad de ‘software’ para teléfonos ‘inteligentes’ destinado al sector de salud.
Los terminales móviles tienen un potencial enorme para los médicos, ya que se trata de un aparato que el usuario lleva siempre consigo y su sistema operativo es capaz de hacer funcionar programas de cierta complejidad. Por ello el campo de la monitorización y el seguimiento a pacientes ofrece grandes posibilidades.

La asistencia a distancia en zonas rurales mal comunicadas es otra de las ventajas de las aplicaciones, como Sana, desarrollada por estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Otro ‘software’ para móviles, Diamedic, permite a los diabéticos registrar su nivel de glucosa en sangre, así como llevar un historial de sus dosis de insulina.