La Organización Mundial de la Salud interviene en la E-Salud para evitar la ineficiencia y proteger la privacidad de la información. 

Entre los puntos principales de la resolución se incluye exigir una estandarización de la e-Salud, poner a punto políticas y legislaciones para que sean adoptados los estándares en e-Health que aseguren la privacidad de los datos que se transmiten y ,entre otras cosas,  asegurar que los países adopten estándares que permitan la integración.

Por otro lado, la OMS  se plantea como objetivo conseguir ayuda para implantar guías y soportes técnicos que permitan evaluar las TIC en e-Health incluyendo Bases de Datos del impacto e indicaciones.

Además, la autoridad directiva y coordinadora de la acción sanitaria en el sistema de las Naciones Unidas demanda el control de que todas las inciativas en e-Health se basen en estándares.