Escocia es reconocida en Europa como un país con una visión madura de la integración de la Telesalud y los Telecuidados en la entrega de servicios sociosanitarios. Sabiendo que la innovación es un proceso continuo, se desarrolló un plan nacional para implantar estas tecnologías, mediante acciones concretas y un guía de implementación claro para el año 2015.

Como parte de un plan más ambicioso y a largo plazo, se espera que en el año 2020 se haya logrado un incremento efectivo en el bienestar de la población, mejorando la sostenibilidad del sistema y reforzando el crecimiento económico de Escocia.

La sociedad escocesa está cambiando. Durante los próximos 10 años, la población mayor de 75 años de edad aumentará, por encima de un 25 por ciento, y hacia el 2030, aumentará por encima del 60. En esta realidad, el número de adultos con múltiples problemas crónicos de salud aumentará.

El promedio de población inactiva frente a la población en edad de trabajo aumentará, y habrá menos trabajadores por cada persona dependiente. De hecho, muchos de nosotros ya nos encontramos asumiendo el rol de prestadores voluntarios de cuidados a nuestras familias y amigos, al mismo tiempo que intentamos mantener un determinado nivel de rendimiento, empleo y calidad de vida.

Los desafíos financieros actuales en el seno del sector público, ya por sí mismos, ejercen una presión significativa en los modelos de prestación de cuidados de salud y de soporte. Con la pérdida de varios billones de libras durante los próximos años en el sector público, se vuelve insostenible seguir entregando los cuidados de la forma actual. Son necesarias nuevas y diferentes estrategias de prevención, de accesibilidad y de apoyo a la dependencia, al bienestar y a la autogestión.

Escocia es una nación preocupada y ambiciosa, de reconocida innovación. No obstante, valora mucho la importancia de la colaboración y apertura al trabajo conjunto con expertos de diferentes sectores y países.

El abordaje de la utilización de tecnología en sus servicios de salud y soporte es un claro ejemplo del éxito de su política de parcería e innovación, y de que tiene un potencial significativo para incrementar la elección y el control por parte de los ciudadanos, y ayudar a un necesitado “cambio de marcha” en los servicios.

De esta manera, el gobierno escocés, juntamente con sus autoridades locales y el National Health Service Escocia, ha definido una visión y una dirección para el uso de la tecnología –la cual asume un rol cada vez más importante en nuestras vidas cotidianas– de forma integradora con la entrega de servicios sociosanitarios.

En este documento, de Diciembre de 2012, se exponen las líneas que estructuran del Plan Nacional de entrega de Telesalud y Telecuidados en Escocia para el 2015.
La telesalud y los telecuidados pueden ser implementados en todos los sectores relacionados con nuestra estructura de cuidados: en casa, en los cuidados primarios y de la comunidad, el las residencias asistidas, hospitales, e incluso en los cuidados de emergencia.

El acceso a estas tecnologías y servicios no deberá ser limitado por agrupamientos o tipologías de clientes, punto de entrega de los cuidados o el problema mismo de salud, una vez que estas tecnologías asisten a un amplio rango de situaciones, de cuidados y de soporte, desde las edades más infantiles a las más avanzadas y hacia el final de la vida.

No obstante, la tecnología por sí misma no es una panacea. Aunque la innovación global produce tecnología cada vez más sofisticada e inteligente, esto sólo será adoptado en el caso de que los sistemas de prestación de cuidados se adapten a ellas a través del rediseño de los servicios, y del cambio de mentalidad respecto a su forma de trabajo.

Hay que construir una consciencia pública y profesional respecto a la forma en la cual la tecnología puede cambiar y mejorar nuestras vidas, y garantizar que esta es fiable y de fácil utilización para todos.

Escocia ya ha hecho progresos importantes en la implementación de telesalud y telecuidados en el trascurrir de los últimos años, y es reconocida por la Comisión Europea como un líder en este campo.

Es esencial construir teniendo como base este progreso, no sólo para capitalizar al máximo esta inversión, sino también para asegurar que existen resultados en ayudar a los pacientes, prestadores y utilizadores de servicios por toda Escocia.

El plan nacional de entrega de Telesalud y Telecuidados en Escocia

Este plan responde a estos retos y define la importancia y la contribución que la Telesalud y los Telecuidados tendrán en la mejora de las estrategias clave de los cuidados sociosanitarios en Escocia, para el periodo 2012-2015.

Esto incluye un enfoque reforzado en la prevención, priorizando aquellos servicios que ayudarán a reducir la probabilidad de resultados negativos. En el documento original se desarrolla la actuación bajo la intervención del Plan Nacional en Escocia, alrededor de 6 pilares a desarrollar hasta el 2015:

Mejorar e integrar los cuidados de salud y los cuidados sociales.

Fomentar el bienestar.

Reforzar el papel de las personas en su salud.

Mejorar la sostenibilidad y el valor.

Apoyar el crecimiento económico.

Compartir el aprendizaje, desarrollar y difundir las buenas prácticas.

Para cada uno de estos pilares de intervención o actuación se definieron un conjunto de objetivos, y para cada uno de estos objetivos se definieron las actividades prioritarias.

Para cada una de las casi 30 actividades prioritarias identificadas se define un roadmap de implementación con responsables y fechas.

Para medir y valorar esta actuación se harán revisiones anuales del progreso por parte de las autoridades más indicadas en el sistema escocés, y se seguirá trabajando conjuntamente con el NHS y las autoridades locales, asegurando el efectivo cumplimiento de las acciones planteadas.

Fuente: A National Telehealth and Telecare Delivery Plan for Scotland to 2015. NHS Scotland, 2012 [acceso: 20 de junio de 2013].