El mercado de la mHealth actual está dominado hasta el momento por los  iOS (iPhone e iPod Touch) y Android , al menos en lo referido a las aplicaciones para teléfonos de última generación.

Microsoft no había conseguido lanzar un producto que llegara al mercado con una cuota suficiente como para que las grandes empresas dedicadas a las aplicaciones médicas para móviles se interesaran por ellos. Con la llegada de Windows Phone 7, el panorama puede cambiar.

La posición dominante de Microsoft en el mercado de las computadoras personales puede empezar a trasladarse también a la telefonía móvil dadas las buenas críticas que está recibiendo su nueva propuesta.

Por otra parte, la posición aventajada que le confiere el número de programadores que conocen su sistema, podría ser un factor más en el rápido crecimiento de aplicaciones disponibles, un factor fundamental a la hora de atraer y mantener un volumen de usuarios conformes.

Por el momento Unbound Medicine una de las empresas líderes en el sector de las aplicaciones móviles relacionadas con la Salud ya a decidido incluir en su catálogo herramientas diseñadas para estos dispositivos.