La compañía iDerma ha lanzado al mercado  “El Oso Guardián”, un oso de peluche orgánico hecho a mano con sensores que vigilan la salud del niño.

El oso toma el pulso, la presión arterial, la temperatura corporal y la saturación de oxígeno cuando el niño pone su dedo en la pata del peluche. Luego envía toda la información recopilada a una aplicación asociada, que se encuentra en el teléfono de los padres.

La compañía ofrece la posibilidad de que los niños puedan hacer un dibujo del oso, para fabricar un peluche personalizado con los sensores necesarios para su funcionamiento. 

Según los desarrolladores, los sensores han obtenido el distintivo CE y la aprobación de la Food and Drug Administration (FDA).

Fuente: MobiHealth News