Por Rocío Bao

Arnaldo Medina es médico especialista en Salud Pública y ejerce el cargo de director ejecutivo del Hospital El Cruce-Néstor Kirchner , que trabaja en Red con ocho establecimientos públicos de Florencio Varela y atiende a dos millones de personas. 

Anteriormente se desempeñó como director de Programas de Salud y Subsecretario de Planificación de Salud en el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires. Además, fue director ejecutivo del Hospital de Agudos “”Mi Pueblo””, y presidente de la Asociación Argentina de Economía de la Salud.

En el marco de la mesa debate Perspectivas de la Evolución e Incorporación de Tecnologías para la Salud , organizada por la Universidad ISalud, conversó en exclusiva con E-Health Reporter Latin America y brindó su postura respecto de las TIC, el mercado en el país, y los avances en complejidad del Hospital que dirige. 

¿En qué aspectos considera que el Hospital El Cruce-Néstor Kirchner  suple las necesidades de acceder a una atención de alta complejidad en el sur del Gran Buenos Aires?

El hospital  comenzó a funcionar a principios del año 2008. Antes de su construcción, quienes tenían complicaciones de salud que superaban todo aquello que se podía hacer en los hospitales del segundo nivel de atención, tenían que irse a atender a La Plata o a Capital Federal, por lo cual, muchas veces los pacientes se morían en el traslado. Hoy en día, tenemos innumerables casos de personas que han logrado salvar sus vidas gracias a los profesionales, el equipamiento y la decisión política de instalar esos recursos en una de las zonas más necesitadas de la provincia de Buenos Aires y del país. Yo estoy convencido de que la construcción y puesta en marcha de este hospital es un gran acto de justicia social.

¿En qué fase de implementación de las TIC se encuentra el Hospital?

Hemos realizado muchos avances en la implementación de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación en el hospital. Este hospital nace como un hospital digital, como un hospital sin papeles; tenemos historia clínica electrónica, por ejemplo. Es un hospital en el que la tecnología está presente todo el tiempo; tenemos 24 sistemas informáticos que registran datos y que están en proceso de integración. Lo más reciente que implementamos en este sentido es el Portal del Paciente, desde donde los usuarios del hospital pueden consultar sus historias clínicas, sus historiales de turnos, sus próximos turnos y consejos útiles, sin tener que trasladarse al centro de salud. Este portal funciona con una clave que el paciente tiene que gestionar por única vez en el hospital, previa firma de un consentimiento informado. 

¿Han avanzado en materia de telemedicina?

Estamos avanzando hacia un programa de seguimiento de enfermedades crónicas. Ya comenzamos a hacerlo con pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva, y tenemos la idea de empezar con los pacientes diabéticos, con quienes nos comunicaremos periódicamente para detectar deterioros en la enfermedad, o para comprobar que se encuentran en buen estado y, de esta forma, evitar el traslado al centro de salud. 

¿Qué repercusiones  trajo que el establecimiento haya sido ponderado por la directora de la OPS como un hospital modelo para toda la región y, que a su vez,  haya obtenido el quinto lugar entre los hospitales más importantes de Latinoamérica según la revista América Economía ?

Ambas cosas coinciden con el momento de maduración del hospital. Nosotros nos planteamos un primer Plan Estratégico para los primeros 5 años de funcionamiento del hospital. Pudimos cumplirlo gracias a los profesionales, al compromiso y a las condiciones que brindó el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Salud de la Nación, y llegamos al momento de maduración en condiciones realmente favorables para seguir creciendo y consolidarnos como un centro de salud de referencia en diferentes áreas de trabajo.

Cuando nos visitó, Carissa Etienne la directora de la OPS- pudo comprobar que el funcionamiento del hospital era óptimo y que debía mostrarse esta experiencia a otros países, por lo que fuimos invitados a Washington a participar del consejo consultivo de CUS (Cobertura Universal de la Salud). En ese marco, la mención de la revista América Economía  es un reconocimiento para todos los trabajadores, pero también es un aliento para cumplir con el segundo Plan Estratégico.

¿Qué contemplan en el Segundo Plan Estratégico?

Nos planteamos la consolidación de lo logrado hasta ahora, de la Red hospitalaria a la que pertenecemos, y el avance claro hacia la conformación de un Hospital Universitario gracias a la alianza estratégica que hemos desarrollado con la Universidad Nacional Arturo Jauretche.

En su blog afirmó que las nuevas posibilidades que brindan las TIC han sido uno de los factores claves para el cambio de paradigma que predominaba en los ´90, donde la tecnología era sinónimo de incremento de costos en atención sanitaria. ¿En qué contribuyeron puntualmente las TIC para que se lograra ese cambio de paradigma?

Está comprobado en el mundo que las TIC no sólo no incrementan los costos en la salud, sino que, por el contrario, reducen los costos a mediano y largo plazo. Hoy en día, las redes vienen a desterrar la idea de competencia entre los hospitales para dar lugar a la cooperación entre los centros de salud, logrando integrar el trabajo que se realiza, por ejemplo, en el Mi Pueblo , en el Evita Pueblo , en el Oller  y en El Cruce-Néstor Kirchner . En este sentido, las TIC cumplen un rol fundamental. No se puede trabajar en Red si no se está en permanente comunicación y con un continuo intercambio de información, y esto no se logra hoy en día sin las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación. Sin lugar a dudas, las TIC llegaron para quedarse, y tenemos que hacer uso de ellas para sacar el mayor provecho para los ciudadanos.

¿Piensa que el Hospital El Cruce-Néstor Kirchner  es el resultado de ese cambio de paradigma?

Sin lugar a dudas, el Hospital nace inmerso en este nuevo mundo en donde el boom de las tecnologías invadió tanto la vida pública como la privada. El sistema de gestión en Red, el Gobierno Clínico, y la Gestión por Procesos que implementamos vienen a darle respuesta a la población, con una nueva visión que está inmersa dentro de estos nuevos paradigmas de cooperación, de integración, de utilización, y aprovechamiento de las tecnologías para facilitarle la vida a la comunidad. 

En la mesa debate organizada por la Universidad ISalud planteó el problema de mercado que hay en Argentina, ¿a qué lo atribuye?

En principio me refiero a un problema de mercado por cuestiones de escala. Todavía estamos lejos del volumen del mercado de otros países como nuestro vecino Brasil. Por otro lado, existe aún un camino a recorrer en esto de incorporar las TIC en la organización misma del sistema de salud. Es así, a modo de ejemplo, que tenemos poco desarrollo en la incorporación de historias clínicas electrónicas, a lo que se suma la poca transparencia en la información de estos mercados.

Hay mucho que difundir, capacitar y regular para que el mercado sea menos asimétrico y todos los servicios de salud, potenciales usuarios de estas tecnologías, tengan las capacidades y la información necesaria. En ese sentido, es relevante, a modo de ejemplo, el esfuerzo que se viene realizando desde HL7 Argentina, dónde el Hospital Italiano de Buenos Aires, entre otros, cumple un rol muy importante en la difusión de los estándares de interoperabilidad de los sistemas. También es muy acertado el desarrollo de las residencias de informática médica en esa institución.También enfatizó en el problema cultural en cuanto a inversión, evaluación de la tecnología y mantenimiento.

¿Cómo lidia con esta problemática dentro de un hospital que se erigió como modelo en complejidad?

Al problema cultural se debe responder con una nueva cultura. Por eso, no es sencilla la solución; por eso, no se resuelve solamente en un establecimiento; y por eso, no se resuelve en poco tiempo. Hay señales muy claras desde las políticas públicas respecto a esto, por ejemplo el Programa “”Argentina Conectada””, o las modernizaciones que se vienen dando en distintas esferas del Estado. Así mismo este es un problema que atraviesa a todos los sectores del sistema de salud, ya sean públicos o privados. Como fortaleza, podemos identificar que los profesionales de la salud en general y los médicos en particular ya tenemos a la tecnología como un eslabón inseparable de nuestra actividad.