Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) inauguró en Ermua, País Vasco, el “Centro de Innovación e-Health BBK”, un establecimiento destinado a acercar soluciones tecnológicas a quienes padecen el síndrome de Dravet.

El centro está impulsado por la Fundación Síndrome de Dravet, BBK, y por el Centro de Innovación en Tecnologías Embebidas de Mondragón. Además, tiene el apoyo técnico de Microsoft y el aporte económico de una clienta de BBK. 

El acto de inauguración fue dirigido por el presidente de BBK, Mario Fernández, y contó con la presencia del presidente de la Fundación Síndrome Dravet, Julián Isla; del alcalde de Ermua, Carlos Totorika; y de la gerente de Relaciones Institucionales de Microsoft, Montserrat Pardo.

Según han explicado, el centro -ubicado en los locales cedidos por el Ayuntamiento de Ermua en el Izarra Centre- acercará diferentes programas de asistencia a través de la tecnología para evitar el traslado de los pacientes. 

Entre los principales proyectos asistenciales y educativos que pondrá en marcha, se destaca la tele-rehabilitación domiciliaria con tecnología Kinect. Asimismo, se desarrollará un programa de estimulación a través de tablets para mejorar el funcionamiento cognitivo y disminuir la dependencia del enfermo.

El centro también promoverá un programa de telemedicina –mediante la instalación de dispositivos móviles, tablets y ordenadores-, e impulsará un programa de detección nocturna de crisis epilépticas con sensores –que serán instalados en el domicilio de cada paciente-.  

El síndrome de Dravet, conocido como Epilepsia Mioclónica Severa de la Infancia (SMEI), es una patología de origen genético que produce retrasos cognitivos y alteraciones motoras. Forma parte de las “enfermedades raras” y se caracteriza por el padecimiento de convulsiones prolongadas, que pueden ir acompañadas de fiebre, y que dejan secuelas neurológicas en el cerebro de los niños. 

Fuente: EPSocial