Según afirman investigadores de la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins -Baltimore, Maryland, Estados Unidos- y el Fondo Commonwealth, el uso de los servicios médicos por parte de los pacientes cambiará drásticamente a medida que los registros electrónicos y las aplicaciones de salud se expandan.

“”Los resultados de nuestro estudio son importantes porque proporcionan una visión de futuro de cómo las tecnologías de la información tendrán un profundo impacto en la próxima década o dos””, destacó uno de los autores principales del estudio, Jonathan Weiner, profesor de Política de Salud y Gestión en la Escuela Bloomberg y director del Centro de Tecnología de la Información en la Salud de la Población (CPHIT).

La creciente utilización de la tecnología por parte de los médicos se evidencia en que, actualmente, más del 70 por ciento de los profesionales usa registros de salud electrónicos -diez años atrás la cifra era del 10 por ciento-. 

A su vez, los consumidores se sirven cada vez más de internet y de teléfonos móviles para gestionar su salud. Por eso es probable que en un futuro la mayoría de las interacciones de los pacientes con el sistema sanitario sea mediada digitalmente.

Los investigadores estiman que cuando los registros electrónicos de salud y otros sistemas de e-salud se apliquen plenamente en sólo el 30 por ciento de las oficinas de la medicina comunitaria, los médicos estadounidenses serán capaces de abarcar entre un 4 y un 9 por ciento más de pacientes de lo que alcanzan hoy debido a un aumento de la eficiencia.

Además, con los sistemas tecnológicos aplicados a la salud, los médicos podrán delegar la atención en los profesionales de enfermería y asistentes médicos, reduciendo la demanda futura de médicos en un 4 y un 7 por ciento adicional.

Asimismo, al poder ceder el cuidado de los pacientes a los generalistas -gracias a los sistemas de ‘e-remisión’- la demanda de especialistas disminuiría entre un 2 y un 5 por ciento.

Por su parte, los sistemas de telemedicina y comunicación digital paciente-médico podrían colaborar en resolver la escasez de profesionales regionales, ya que permitirían que el 12 por ciento de la atención sea a distancia. 

Fuente: Europa Press