La propuesta consiste en la consulta pública lanzada por la ANVISA y que crea medicamentos similares equivalentes a los comúnmente reconocidos por su marca.

Para el ministro de Salud, Alexandre Padilha, este es un paso importante en la política de expansión del acceso a medicamentos de calidad a la población.

“”Esperamos un impacto positivo, porque cada vez que amplías la competición, quien gana es el consumidor””, afirmó Padilha.

La Consulta Pública de ANVISA propone que los medicamentos similares sean intercambiables con los fármacos de referencia.

En otras palabras, ser intercambiables significa que el producto de referencia puede ser reemplazado por otro similar que tenga estudios de equivalencia presentados, revisados y aprobados por la ANVISA. Además, la medida no requiere ningún cambio en la prescripción, ya que con la misma receta el consumidor puede elegir entre la referencia o un fármaco similar o genérico.

De acuerdo con el director general de la ANVISA, Dirceu Barbano, es posible que los medicamentos equivalentes lleguen al mercado a finales de este año, ya que la mayoría de la industria ha presentado estudios requeridos por la ANVISA.

De acuerdo con la propuesta, los similares deberán incluir en sus paquetes  la marca de Medicamento Equivalente, simbolizada por las siglas “”EQ””. El distintivo permitirá a los consumidores y los médicos identificar los productos que tienen la prueba de equivalencia y realizan la misma función terapéutica. El uso del símbolo sigue el ejemplo de los medicamentos genéricos, que llevan la banda amarilla obligatoria en todos los productos.

En la actualidad, los medicamentos genéricos, que son intercambiables, se encuentran en el mercado con un precio 35 por ciento inferior a los de referencia. Según el ministro, desde el gobierno buscarán aplicar la misma reglamentación con los medicamentos equivalentes.

Fuente: ANVISA