Por Nicolás Parada

En el marco de las “5tas Jornadas Internacionales de Gestión: las Redes Integradas de Servicios de Salud (RISS), un camino hacia la Cobertura Universal”, el doctor y profesor brasileño Eugênio Vilaça Mendes presentó su último libro, “”Las Redes de Atención de Salud””, financiado por la Organización Panamericana de la Salud. 

Además, estuvo a cargo de la apertura del encuentro celebrado en el Hospital El Cruce – Néstor Kirchner, de Buenos Aires, Argentina, donde disertó sobre la situación actual de los sistemas de salud en América Latina.

“Los sistemas de atención de salud se encuentran en transición por factores contextuales y por factores internos. La discrepancia entre uno y otro es la causa de la crisis moderna de los sistemas de salud”, remarcó.

Hoy día, aseveró el autor, se presenta un fuerte predominio relativo en las enfermedades crónicas. La vida sedentaria, el tabaquismo, la alimentación inadecuada y el uso excesivo de alcohol y otras drogas parecerían ser, según Vilaça Mendes, los causantes del aumento de estas enfermedades. “¿Cómo responde el mundo a estas situaciones de salud? A través de dos formas de organizar el sistema: los sistemas fragmentados de la atención de salud y los sistemas integrados de los sistemas de salud, y esa es la propuesta de las redes de atención de salud”, explicó.

Los sistemas fragmentados se organizan bajo el principio de la oferta y operan de forma episódica, reactiva y orientada para la atención de casos agudos y agudizaciones de condiciones propias. “Tenemos una situación de salud del siglo XXI: un predominio relativo de condiciones crónicas, que está siendo respondido socialmente con un sistema de salud desarrollado en la primera mitad del siglo XX, pero en aquel momento predominaban las condiciones agudas”, puntualizó.

A su vez, agregó que las redes son organizaciones esporádicas de servicios de salud vinculadas entre sí por una visión única, por objetivos comunes y por una acción cooperativa interdependiente que permite brindar una atención continua e integral a determinada población (coordinada, y ordenada, por la atención primaria de salud).

Vilaça Mendes hizo especial énfasis en la atención primaria y en la necesidad de crear una economía a escala por medio de la centralización de hospitales de alta complejidad. De hecho, indicó que la atención primaria es el punto de coordinación de toda la red, dado que es donde se realiza el contacto entre la población y el sistema de salud. “El 85% de los casos deben ser solucionados en la atención primaria y el 15% restante debe ser derivado a las áreas secundarias y terciarias de atención, según corresponda, por el nivel de riesgo que presenta el paciente”, añadió.

El desarrollo de una economía a escala toma relevancia al momento de analizar la eficacia y el costo de inversión de los hospitales de alta complejidad. Por medio del análisis de casos de Brasil, Vilaça Mendes concluye que a medida que aumenta el número de camas mejoran los resultados de las operaciones y disminuyen exponencialmente los costos.

Por último, para apoyar su presentación con experiencias concretas, presentó dos modelos de atención de salud en sistemas integrados en redes. El primero tenía su eje en la población y estaba basado en eventos agudos, mientras que el segundo estaba pensado para casos de condiciones crónicas.

En el cierre de la jornada, al día siguiente, los organizadores le cedieron la palabra. Eugenio Vilaça Mendes felicitó a los expositores, agradeció la invitación, remarcó el esfuerzo realizado por el Estado argentino en la implementación de redes en el sistema de salud, y volvió a resaltar la importancia de la atención primaria de salud. “Todo empieza en la atención primaria”, insistió.