Por Nicolás Parada

El jueves 19 de junio la Clínica San Camilo, de Argentina, recibió a oradores del ámbito privado que disertaron sobre los beneficios de la implementación de RIS (Sistema de Información Radiológica) y PACS (Sistema de Archivo y Comunicación de Imagen).

El encuentro “Experiencias digitales: Casos prácticos en proyectos de imagenología digital”, organizado por la empresa Carestream, se dividió en dos partes. La primera contó con tres oradores que explicaron los procesos de implementación, desarrollo y seguimiento de RIS/PACS en las organizaciones donde trabajan. La segunda se basó en la experiencia de los médicos, quienes relataron su día a día con imágenes digitales y explicaron cómo esto modificó su trabajo y cuáles deberían ser los pasos a seguir. 

Karina Arcidiácono, coordinadora de proyectos para el sector de Imágenes del Grupo Swiss Medical, fue la encargada de abrir el evento. Comenzó con una breve reseña histórica y enfatizó problemas previos a la implementación de RIS/PACS en 2006, como la imposibilidad realizar interconsultas con médicos especialistas y los problemas para el acceso rápido a los expedientes. 

Según dijo, los primeros inconvenientes que debió enfrentar el área de sistemas fue la resistencia al cambio.“El médico no quería informar desde la pantalla sino que quería la placa”, explicó. Sin embargo, reconoció que a partir de la implementación de imagenología digital se dieron una serie de beneficios: cambió el flujo de trabajo, el médico especialista pudo acceder a imágenes con el acceso al historial clínico del paciente, se amplió la capacidad de almacenamiento y se centralizó toda la información de las clínicas que pertenecen al Grupo. Para el año próximo, Swiss Medical planea publicar todos los informes en la página web para que los pacientes puedan acceder a los resultados y diagnósticos de manera más fácil. 

A continuación tuvo la palabra Eduardo Knoll, jefe de Sistemas de Diagnostico Maipú, un centro especializado en el tratamiento de imágenes. Con la implementación de RIS/PACS, los tres centros que componen la institución generaron lazos cooperativos que provocaron: una mejora en la distribución del trabajo por especialidades, la interacción entre los médicos del plantel, la reducción del tiempo de entrega de informes, y la fidelidad de los pacientes. 

“Para 2016 queremos informar sobre la imagen, es decir, que el informe no se haga como hasta ahora, en un sistema de RIS y se vincule a la imagen, sino que se haga sobre la imagen misma, para que quede totalmente ligada y sea imposible romper ese vínculo”, detalló.

El economista Roberto Basso, administrador del servicio de diagnóstico por imágenes de la Clínica Allende, de Córdoba, explicó los resultados de la implementación de RIS/PACS: “Se lograron las metas presupuestadas en relación a las inversiones y mejoró sustancialmente la calidad de la información de nuestros sistemas para el seguimiento de calidad de atención y el control de gestión generalizada de la información. Mejoró muchísimo, además, el flujo de trabajo en la clínica”.

La segunda parte de la exposición fue inaugurada por el traumatólogo Marcelo Figueroa del Sanatorio Mapaci, de Rosario, que mostró cómo se hace una planificación de prótesis de cadera para un paciente con artrosis con el uso del software OrthoView. 

“Desde el año pasado se implementó el sistema para realizar planificaciones preoperatorias de prácticamente cualquier cirugía traumatológica donde se deba corregir deformidades o realizar implantes”, explicó apoyándose en diapositivas que mostraban los distintos pasos a seguir en el uso del software.

Seguido, Antonio Moreno versó sobre el proyecto que lidera en la Clínica San Camilo con el objetivo de digitalizar e integrar la información y las imágenes. En este sentido, realizó un breve recorrido de la situación previa al proyecto e hizo hincapié en el alto costo, en la inaccesibilidad para disponer de la información de pacientes y en el espacio ocupado por el archivo. Al igual que en las charlas anteriores, mencionó la dificultad de un cambio cultural en la organización con la digitalización de las imágenes. A su vez, informó cuáles son los primeros beneficios que están notando en la clínica: ahorrar espacio y facilitar el flujo de trabajo entre los distintos departamentos, imprimir a demanda del paciente para mejorar costos, y tener disponibilidad en línea con acceso a cualquier médico.

El último orador fue el doctor y profesor Carlos Díaz, quien contó su experiencia de la gestión de implementación por procesos en la Clínica Sagrado Corazón. “Ante el riesgo y la incertidumbre hay que manejarse con el conocimiento de la evidencia, la sensatez y la perseverancia. Entender que es un proceso que vinculamos la estructura física, los recursos humanos, los procesos y los resultados con una atención centrada en el paciente y la seguridad. Se puede corregir un informe, pero lo que no se puede corregir son las decisiones que se tomaron sobre los pacientes basados en un pre-informe. Lo que nosotros brindamos son bienes de confianza basado en la información. Las medidas de seguridad deben ser parte de la cultura organizacional”, concluyó.