Por Rocío Mellas

Mitzvá, Refuá, Chinuch y Tsedaká fueron los preceptos judaicos que motivaron a los médicos de la comunidad judía a fundar, en la década del 50, la Sociedad de Beneficencia Israelita Brasilera Albert Einstein. Algunos años después, en 1971, construyeron un nosocomio con el objetivo de ofrecer excelencia y calidad en el ámbito de la salud, de la generación del conocimiento y de la responsabilidad social.

Hoy en día ese centro asistencial se llama Hospital Israelita Albert Einstein, lidera el ranking latino-americano de prestigio, calidad y seguridad en instituciones sanitarias, y está acreditado por Joint Commission International, College of American Pathologists, American College of Radiology, American Association of Blood Banks, Magnet American Nurse Credentialing Center (en proceso), y Planetree. 

Entender cómo llegó a posicionarse como la mejor institución latinoamericana implica entender los conceptos que motivaron su fundación: Mitzvá, Refuá, Chinuch y Tsedaká –o sea, Buenas Acciones, Salud, Educación y Justicia Social-. 

“Albert Einstein es un hospital extremadamente innovador con relación a la calidad y avances”, afirma el Dr. Claudio Lottenberg, presidente de la institución.

Ahora bien, ¿cuál es el papel de la eHealth en ese entorno?

Valeria Pinheiro de Souza es CMIO (Chief Medical Information Officer) del hospital, lidera la implantación de la historia clínica electrónica, y durante la Conferencia HIMSS Latin America, será oradora de la charla “Un guía para asegurar que el sistema de información en salud considere las necesidades de los clínicos y los aspectos exclusivos de cada organización”. 

“La presencia de un área específica para generar una relación entre TI y el área asistencial es fundamental; son profesionales que tienen formación asistencial y afinidad  por la tecnología facilitando y agilizando las discusiones”, relata Pinheiro de Souza. Y agrega: “Para que haya un mayor provecho del sistema y que los resultados sean alcanzados, cuanto más madura sea la institución en relación a sus procesos y padrones de buenas prácticas, mayor será la chance de éxito”.

Los proyectos de telemedicina e historia clínica electrónica reflejan parte del esfuerzo del equipo de profesionales TI. En este sentido, la CMIO del hospital explica en qué instancia del proceso de implementación de la HCE se encuentran: “Estamos en la fase de discusión de los flujos propuestos por el sistema, lo que exige involucramiento y agilidad. Las principales preocupaciones son vencer todas las etapas con calidad y en tiempo hábil para que el sistema pueda ser desarrollado de la mejor forma”.

Por su parte, el Hospital Albert Einstein está presente en varias regiones de San Pablo, cuenta con diez unidades de atención y funciona con una asociación público-privada. Según comenta Valeria Pinheiro de Souza, la inversión que realizan constantemente para la implantación de herramientas y soluciones TI es muy fuerte, por eso necesitan garantizar el ROI.“Para calcular el ROI existen controversias, pues son evaluados logros tangibles e intangibles. En el caso de los intangibles, normalmente son en mayor número, pues muchas veces no son mensurados antes de la implantación, por eso no pueden ser considerados como métrica pos golive. En algunos casos no se alcanza el ROI por ese motivo, pues los logros cualitativos pueden  justificar el proyecto”, afirma.

Por último, la CMIO del hospital con mayor índice de calidad de América Latina (95,85%) reflexiona sobre los desafíos que tiene el Albert Einstein para mantener su posición actual: “El Einsten tiene las principales certificaciones internacionales en calidad y otras en diversas áreas, creo que vamos a reducir el esfuerzo para mantenerlas y controlar nuestras métricas, también creo que podremos hacer una implementación bien hecha y así alcanzar certificaciones que son directamente relacionadas a la TI, pero que reflejan calidad como HIMSS Nivel 7”. 

En el Hospital Albert Einstein hay tecnología, hay gestión de conocimiento, hay profesionales, hay infraestructura, hay responsabilidad social y hay cuatro misiones heredadas: Mitzvá, Refuá, Chinuch y Tsedaká.