Poder gestionar la Guía Farmacoterapéutica (GFT) de cualquier hospital o centro sanitario resulta fundamental para los actores de salud que trabajan día a día con medicamentos.

Debido a la gran amplitud del mercado farmacéutico -con aproximadamente 3.500 principios activos y hasta 23.000 presentaciones comerciales-, en el ámbito hospitalario es necesario realizar una selección adecuada y racional de medicamentos, con el fin de reducir a un número apropiado los medicamentos disponibles.

Ahora bien, tal y como aconseja la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), una GFT debe ser fácil de usar y su contenido debe ser completo, actualizado, riguroso y conciso. En resumen, cualquier GFT debe ser considerada por el prescriptor y el personal sanitario como una herramienta útil que, de forma rápida y simple, conteste sus interrogantes eficientemente.

La experiencia del Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy

En el Hospital público Virgen de los Lirios de la localidad alicantina de Alcoy -Comunidad Valenciana, España- llevaban tiempo buscando una aplicación que pudiera implementarse con los sistemas de información del hospital y que les permitiera obtener de forma rápida y completa información sobre la Guía Farmacoterapéutica.

“Desde hace meses el hospital trabaja con el sistema de información de medicamentos de Vidal Vademecum y, según mi propia experiencia, esta aplicación web se ajusta bastante a las necesidades del centro”, afirmó Inmaculada Seguí, farmacéutica adjunta y responsable de la Unidad Farmacéutica de Pacientes Externos (UFPE) en el Servicio de Farmacia del Hospital Virgen de los Lirios y el Departamento de Salud de Alcoy.

Para la farmacéutica hospitalaria, el mayor beneficio que otorga esta herramienta es la posibilidad de acceder a información general y específica de los medicamentos. “Como funcionalidad más destacada de este sistema mencionaría la gestión de la GFT, algo que es especialmente útil para los farmacéuticos de nuestro hospital, y los Programas de Intercambio Terapéutico (PIT) incluidos en la aplicación”, señaló Inmaculada Seguí.

A su vez, la especialista hizo hincapié en que los profesionales valoran el hecho de acceder en todo momento a información de medicamentos actualizada semanalmente. “Para nosotros es importante que la aplicación permita consultar la información administrativa de los fármacos, que al mismo tiempo está vinculada a la información clínica”, añadió.

Aumento de la seguridad en el uso de fármacos y ahorro de tiempo en el hospital

“La inversión que ha realizado este centro hospitalario al apostar por un sistema de información de medicamentos ha merecido la pena, ya que la implementación de este recurso ha supuesto mejoras tanto en la calidad y seguridad en el manejo de medicamentos como en términos de ahorro de tiempo, más que nada a la hora de resolver dudas sobre tratamientos farmacológicos”, concluyó Seguí. 

Retos: la generalización de uso y la integración de estos sistemas en los softwares de gestión de los centros

A pesar de las ventajas que ofrecen estos sistemas de información de medicamentos a los profesionales de la salud que trabajan en hospitales y centros sanitarios, la incorporación de estas herramientas a los sistemas de trabajo de los clínicos es aún lenta, ya sea por desconocimiento de estos recursos o porque las tareas de confección de las Guías Farmacoterapéuticas todavía se efectúan manualmente.

Otro de los retos importantes que tiene la industria es lograr la integración de los sistemas de información de medicamentos en los softwares de gestión de farmacia instalados en los hospitales.

Como indica la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) en su programa de objetivos para 2020 -en el que se trazan las líneas estratégicas que permitirán avanzar en la mejora de la práctica farmacéutica hospitalaria y de los sistemas de salud-, incorporar tecnología es fundamental para mejorar la organización y la calidad del Servicio de Farmacia. 

Por otro lado, la SEFH busca conseguir que en 2020 el 80% de los hospitales dispongan de un sistema de prescripción electrónica asistida; este sistema debería estar conectado y/o integrado en la historia clínica y debería incluir bases de datos de información de medicamentos para la toma de decisiones clínicas.