Por Rocío Mellas

No siempre es igual. La democratización que implica la implementación de tecnologías de la información y la comunicación en Salud es global. Sin embargo, el impacto y el desarrollo de las soluciones dependen de un factor social: la cultura de cada lugar. Por eso, uno de los retos de la industria eHealth es crear soluciones flexibles e interoperables.

Edson Leite es CEO de Input y durante la Conferencia y Exhibición Anual HIMSS Latin America 2014 dialogó con E-Health Reporter sobre la necesidad de repensar los sistemas en función a la cultura organizacional.

Una de las mayores críticas que reciben los desarrolladores es que las personas deben adaptarse al software, ¿cómo hay que hacer para cambiar esta dinámica? 

La idea es que el software se adapte a las personas, por eso es importante respetar la cultura local. El tiempo de vida del software puede correr peligro si no recibe aceptación, y a su vez esto genera un daño general dentro de la organización e implica pérdida de tiempo, plata y crecimiento; por eso es muy importante pensar en la estructura mucho antes de instalar una solución. 

No basta con implantar un software, ¿pero qué pasa cuando la estructura cambia?

Para que cualquier proceso de implantación de sistemas sea exitoso, uno tiene que conocer cómo trabajan las personas que van a usar el software y cómo van a compartir la información. Nosotros enviamos psicólogos e ingenieros al lugar y, además, contratamos a algunos empleados locales para conocer un poco de la cultura. Esta iniciativa nos sirve para adecuar la solución dentro de aquel ambiente, porque si uno llega con un paquete cerrado, el fracaso es inminente.

En Input tenemos la cultura de customizar la solución para respetar la cultura organizacional que hay en cada hospital o institución. Y esto no se aplica solamente a clientes internacionales, porque las diferencias también existen entre distintas regiones de un mismo país.

En este contexto, ¿cómo habría que involucrar a los profesionales sanitarios?

De manera natural. Nuestro software fue concebido de acuerdo con los procesos de administración Toyota, es decir, pensando en una administración horizontal, donde todos participan de todos los procesos de trabajo. Esto es muy importante para cualquier organización, sea pública o privada, ya que permite que todos compartan información en tiempo real. 

¿Cree que las demandas de los gestores de tecnología de Salud son compatibles con las ofertas del mercado?

Hoy por hoy los gestores están buscando soluciones efectivas que logren cuidar la seguridad de los pacientes, y nosotros ofrecemos herramientas para ayudarlos. Si lo que demanda el gestor no está en el mercado, la industria está en problemas: las soluciones deben estar disponibles todo el tiempo. Más allá de los intereses de los actores, el foco debe estar en los pacientes. 

Sin embargo, en términos de ERP pareciera que nunca llega una solución holísticamente completa…

Es cierto, se podría decir que nuestro ERP es un software completo, pero no cubre el 100% de la organización; y eso se debe a la dinámica actual: todos los días se están inventando nuevos sectores, y eso implica nuevas necesidades y nuevos desafíos. Un software 100% completo hoy, queda obsoleto en poco tiempo, la clave está en estar atentos a las actualizaciones. Por eso digo que nuestro ERP cubre el 99% y está a la vanguardia de las soluciones porque agrega valor. Por ejemplo, trabaja con reconocimiento de voz -speech to text y text to speech- para evitar la contaminación que puede generarse a raíz del uso de mouse y teclado; esto es muy útil durante el acto quirúrgico, porque el sistema puede dialogar con el cirujano y con el anestesista.

¿Qué sucede actualmente con la información sanitaria?

Para mí el gran problema es que los datos no suelen ser científicos, sino empíricos. Hace poco visitamos Estados Unidos y para nuestra sorpresa descubrimos que no tienen un software tan completo. Fue una experiencia increíble, conocimos cuatro hospitales de Virginia y allí, cada departamento tiene un software diferente y no comparte información, entonces el gestor está desesperado porque la información que llega no es científica. Muchas veces llegan datos empíricos, pero tomar decisiones con datos empíricos es un riesgo muy grande. 

La región todavía tiene cuentas pendientes con la eHealth…

Sí, son procesos paulatinos y todo lleva su tiempo. El mayor desafío es adecuar la solución para cada realidad: la realidad administrativa, la realidad contable, la realidad del sector impuestos, la realidad operacional, la realidad de las personas, la realidad de la cultura, y más que nada la realidad social.