Juan Manuel Bustamante, un alumno del Colegio Industrial N° 4 de Río Gallegos, Argentina, diseñó unos zapatos con sensores ultrasónicos para ayudar a personas ciegas o con visibilidad reducida. 

El dispositivo, bautizado Duspavoni por su inventor, emite vibraciones luego de medir la distancia entre el usuario y los objetos que se encuentran a su alrededor. Por esto mismo, podría reemplazar al bastón convencional.

Bustamante explicó que el prototipo detecta objetos de cualquier material y que el nivel de intensidad de las vibraciones determina el grado de cercanía o lejanía del objeto.

“”Tengo una amiga con problemas visuales y ella me mostró que entre los 10 y los 25 años se suele generar un rechazo al bastón. Fue por eso que me propuse crear un dispositivo más discreto, para que se sientan más cómodas, y así fue cómo surgió el zapato, ya que es lo más común y se utiliza todo el día””, explicó el alumno.

¿Cómo funciona?

El dispositivo está montado dentro de la suela del par de zapatos y contiene tres sensores ultrasónicos: uno en la parte frontal, otro en la zona lateral, y un tercero en la franja posterior. Estos sensores envían ondas que, al rebotar contra los objetos en cuestión, permiten determinar la cercanía o lejanía entre el usuario y el obstáculo detectado.

Duspavoni (Dispositivos Ultrasonicos Para No Videntes) detecta cualquier objeto que se encuentre a un radio de 25 centímetros del calzado -personas, puertas, vigas, animales, autos, camas, árboles, entre otros- y  de todo tipo -plástico, cemento, metal, mármol, madera, tela, y vidrio-.

El zapato, que funciona a batería, se carga a través de un cable USB. “La carga completa demora cerca de cinco horas y tiene una duración utilitaria de tres o cuatro días”, detalló Juan Manuel Bustamante.