El vicepresidente boliviano Álvaro García Linera inauguró, el 10 de abril, un nuevo centro de Telesalud en la población rural de Batallas, a cincuenta kilómetros de la ciudad de La Paz. “Esto es traer la modernidad de la tecnología para curar las enfermedades de quienes viven en zonas alejadas”, afirmó el mandatario tras presenciar una demostración de cómo funcionará esta herramienta.

A raíz de esta iniciativa, los pobladores de Batallas podrán ser diagnosticados y tratados por los profesionales de los hospitales más importantes del país, sin la necesidad de trasladarse a los grandes centros urbanos.

El kit de equipamiento para realizar telediagnóstico está compuesto por una cámara de examen general, un monitor de signos vitales, un electrocardiógrafo, una sonda de ultrasonido, y un otoscopio digital, entre otros elementos. 

Y más allá de la función sanitaria del centro de telesalud, el Ministerio tiene intenciones de dictar diplomados y cursos a distancia para fortalecer la actualización académica de los profesionales de la zona. 

De hecho, el fin del programa es reducir la exclusión social y romper las barreras geográficas a las que muchos bolivianos están sometidos en la actualidad.

Desde que se inauguró el primer telecentro en octubre de 2014, se han realizado más de mil consultas en los 57 centros médicos que hoy en día trabajan en zonas alejadas.

El gobierno proyecta que para 2016 las unidades de Telemedicina ubicadas en áreas rurales serán 341: 19 en Beni, 29 en Chuquisaca, 48 en Cochabamba, 87 en La Paz, 35 en Oruro, 15 en Pando, 40 en Potosí, 57 en Santa Cruz y 11 en Tarija.

El proyecto requirió de una inversión total de veinte millones de dólares.