Un equipo interdisciplinario de investigadores ha desarrollado Brain Polyphony, un software que permitiría identificar los correlatos electroencefalográficos, es decir, la actividad cerebral que se relaciona con sentir determinadas emociones. Este proyecto, pionero a nivel mundial en su función, busca que las personas con discapacidades -tanto físicas como mentales- puedan comunicarse con su entorno

El grupo que desarrolló este dispositivo está compuesto por profesionales de la Universidad de Barcelona (UB), del Centro de Regulación Genómica (CRG), del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y de la empresa Starlab

El objetivo es que todos puedan transmitir sus emociones; por eso, para llevar a cabo esta herramienta, los neurocientíficos se basaron en pruebas realizadas a diversas personas -con y sin dificultades para expresarse-. 

Ahora bien, el mayor desafío del equipo es sonorizar las emociones. Por ende, Brain Polyphony consta de un casco, llamado Enobio, y un software

¿Cómo funciona?

1. Se coloca el casco en la cabeza del usuario.

2. El casco mide la actividad cerebral y cardíaca.

3. Mediante electrodos, se calculan los sentimientos en base a los patrones cerebrales, cardíacos, musculares y de acelerometría.

4. Una vez recolectada la información, se miden dos parámetros: la valencia, que indica si la emoción es agradable o no, y la arousal, que determina su intensidad.

5. El casco, que funciona como una interfaz, conecta al cerebro con el sistema informático.

6. Por último, en tiempo real, el sistema traduce las ondas cerebrales en sonidos.

A diferencia de otros sistemas de traducción de señales cerebrales que, por ejemplo, necesitan del movimiento del ojo del usuario para activarse, Brain Polyphony no requiere de un control motor. Si bien el dispositivo aún se encuentra en fase piloto, los investigadores afirman que los resultados preliminares han sido satisfactorios.