Con el objetivo de conocer qué áreas se deben impulsar en la industria mHealth, la Comisión Europea (CE) realizó una encuesta pública sobre el nivel de aceptabilidad de las aplicaciones móviles de Salud. 

El 22 por ciento de los encuestados respondió que es necesario asegurarle al usuario la seguridad de sus datos, 17 por ciento señaló la evidencia de efectividad en el cuidado de la salud y el 16 por ciento apuntó a la necesidad de un marco regulatorio.

Por otra parte, la Comisión Europea indagó cuáles son los problemas de privacidad y seguridad que deberían abordarse. El 43 por ciento de los participantes respondió que teme que la información sea utilizada por terceros; el 32 por ciento expresó que es necesario incrementar la seguridad en la transmisión y en el almacenamiento de la información; y el 24 por ciento señaló que hace falta dar un consentimiento informado. Ninguno de los consultados contestó que la protección de los datos no es un problema. 

Luego, la CE analizó cuán de acuerdo estaban los participantes con la afirmación “Existen riesgos de salud y de seguridad que deben resolverse respecto a las aplicaciones de salud”. El 42 por ciento estuvo completamente de acuerdo, el 37 señaló estar de acuerdo, el 15 se expresó en desacuerdo y el cinco por ciento respondió estar completamente en desacuerdo.

Continuando con la temática de la seguridad, la Comisión indagó acerca del problema principal en la calidad y confiabilidad de las apps. El 32 por ciento de los encuestados apuntó a la falta de evidencia clínica, el 22 señaló las afirmaciones engañosas sobre el propósito y función de las aplicaciones y el 18 por ciento lo acreditó a la falta de pruebas y validaciones de las mismas.

Para finalizar, la CE preguntó cuál sería la mejor forma de garantizar la seguridad de estas herramientas tecnológicas. El 24 por ciento de los participantes expresó la necesidad de una guía sobre criterios de calidad, el 22 por ciento reclamó estándares europeos o internacionales, el 14 por ciento mencionó la regulación, otro 14 por ciento propuso un código de conducta para la industria y el último 14 por ciento apuntó a la creación de una guía para usuarios.

Los resultados de este estudio fueron discutidos en una mesa redonda de la eHealth Week 2015, que se llevó a cabo este año en Riga, Letonia.

Para acceder al documento, haga click aquí