El grupo Telesalud, perteneciente a la Universidad de Caldas, ganó el premio del Fondo Regional para la Innovación Digital en América Latina y el Caribe (FRIDA) en la categoría “Internet para la promoción, garantía y ejercicio de los derechos humanos y libertades fundamentales” por el desarrollo de su proyecto de telepsiquiatría en cárceles colombianas.

Es la tercera vez que este proyecto recibe un galardón de FRIDA, entidad que realizará la presentación del ganador en el Foro Global de Gobernanza de Internet -del 10 al 13 de noviembre, en Brasil.

En esta ocasión, Telesalud fue premiado con tres mil dólares. “El premio nos dará una visibilidad a nivel nacional e internacional. Nuestro propósito más importante es replicar la experiencia en todas las cárceles del país”, expresó Camilo Barrera Valencia, líder del proyecto.

Financiado por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones colombiano (MinTIC) y Colciencias, el programa de telepsiquiatría en cárceles comenzó con una prueba piloto en el Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Mediana Seguridad de la Ciudad de Manizales. La motivación se radicó en las dificultades de atención que existe dentro de las prisiones por los altos costos de traslado de los pacientes, el acceso restringido a médicos especialistas, la deficiencia de las consultas y la baja cobertura sobre la población carcelaria.

El grupo de investigadores planteó dos formas de atención: sincrónica y asincrónica (o en tiempo definido). La primera es aquella en la que el paciente y el psiquiatra interactúan en tiempo real a través de una teleconferencia y el profesional realiza un diagnóstico y tratamiento en el momento. En la segunda, la consulta se lleva a cabo entre el paciente y un médico clínico y éste último se comunica con el psiquiatra, quien emite el diagnóstico y tratamiento pero nunca establece contacto con el recluso.

Telesalud ha transitado seis etapas:

1. Adecuaciones físicas, técnicas y administrativas en la cárcel para prestar el servicio de telepsiquiatría. 

2. Diseño y desarrollo del software para realizar las consultas de telepsiquiatría en la modalidad sincrónica (Sistema de Videoconferencia y de Historia Clínica Electrónica) y asincrónica (Sistema de Historia Clínica Electrónica).

3. Aplicación del test de Zung a 303 personas privadas de la libertad que refirieron tener sintomatología para trastorno depresivo, el cual dio positivo en 157 casos.

4. Realización de un estudio de costo-efectividad con 106 pacientes, 53 para el modelo sincrónico y 53 para el asincrónico. Aplicación por un médico clínico de la escala de Hamilton, diseñada para evaluar cuantitativamente la gravedad de los síntomas y valorar los cambios del paciente deprimido, antes y después de la intervención en ambos modelos. 

5. Valoración de todos los costos para la atención de los pacientes en ambos modelos. Se incluyeron, entre otros: costo del médico general y del psiquiatra en relación a la duración de la consulta para cada modelo, de la tecnología utilizada y costos por ineficiencia de ambos modelos (caídas del sistema o de internet). 

6. Análisis de los resultados de la atención y de los costos, el cual determinó que el modelo más costo-efectivo en telepsiquiatría para pacientes con trastorno depresivo internados en un centro de privación de libertad es el asincrónico, de acuerdo a los resultados de efectividad clínica y a la satisfacción del paciente. 

Según Telesalud, las patologías psiquiátricas se multiplican hasta por cuatro en un entorno carcelario. De acuerdo con sus cifras, los trastornos mentales más frecuentes en prisiones son: 

• Depresión (50%)

• Irritabilidad (26%)

• Alucinaciones (18%)

• Ideación suicida (6%)