Con el objetivo de acercar el análisis de la diabetes a zonas rurales y a comunidades originarias de México, un grupo de investigadores está trabajando para desarrollar un dispositivo que detectaría la enfermedad con una muestra de saliva y un celular.

El equipo interdisciplinario de profesionales, conformado por especialistas en biotecnología, enzimática y movilidad, pertenece al Centro de Biotecnología FEMSA del Tecnológico de Monterrey y a la Universidad de Houston.

El dispositivo que están diseñando funcionaría en base a biomarcadores alojados en la saliva que pueden ser correlacionados con el desarrollo de la diabetes y utilizaría dos herramientas principales: la tecnología enzimática -que permite detectar la presencia del biomarcador- y una plataforma muy flexible y pequeña que podría adaptarse a un teléfono celular.

“Todo inicia con una muestra de saliva. Hay que separar contaminantes y colocar el biomarcador asociado a la diabetes de manera detectable. Vamos a utilizar una fluorescencia que reaccione ante la presencia de este compuesto y que pueda detectarse a través de una cámara sensible que esté montada en los celulares actuales”, explica el doctor Rito Palomares, director del Centro.

La motivación principal de la construcción de esta herramienta es obtener un método de detección de la enfermedad en zonas aisladas y comunidades originarias, donde los procedimientos tradicionales no son viables. “Desarrollamos algo que resulte menos invasivo que la extracción de sangre y, sobre todo, portátil, económico y que no demande de una cadena de frío o cuidado especial”, comenta Palomares.

La investigación está transitando sus primeros doce meses de trabajo y proyectan que para finales del año que viene habrá un prototipo para testear la funcionalidad. Recién luego de dos años de pruebas, el dispositivo podría producirse masivamente y ser comercializado.

Inicialmente está pensado para la detección temprana de la diabetes pero esta tecnología podría adaptarse a biomarcadores que señalen síndromes metabólicos, propensión al colesterol y ciertos tipos de cáncer.

DATO: Según la Federación Internacional de Diabetes, 387 millones de personas tienen diabetes y para 2035, estiman, serán 592 millones.

Fuente: Tecnológico de Monterrey