Por Daniela Chueke

La Federación Médica del Interior, (FEMI) una organización médica de segundo grado, integrada por las instituciones gremiales y de asistencia médica del país oriental, brinda atención a un total de 680.000 afiliados a sus instituciones miembro. Hace tres años, con un 50 por ciento de financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, a través del FOMIN, y un 50 por ciento de financiamiento a cargo de sus instituciones agremiadas, encaró un ambicioso proyecto de reforma del sistema de atención de la salud que ya está implementado en dos instituciones y que interconecta a 9 ciudades mediante la implantación de un sistema de teleconferencias y de mando integral.

Hasta la fecha la inversión realizada se calcula en tres millones de dólares y se ha logrado establecer una arquitectura de proyecto centralizada en Montevideo, desde la cual se replican las nuevas herramientas a sus 23 instituciones médicas afiliadas. Las metas finales aún no fueron alcanzadas, pero la experiencia ha logrado modernizar hasta el momento dos importantes centros de salud: el Sanatorio Americano y el CAMEC. Su responsable, el doctor Alvaro Vero Suaya, habla de los factores clave para el éxito “lento pero seguro” del proyecto.

EHealth Reporter Latin America: A tres años de su puesta en marcha, ¿cuál es el balance que puede hacerse del proyecto FEMI Salud digital?

Alvaro Vero Suaya: Ya tenemos funcionando un sistema de mando integral y un sistema de teleconferencias que interconeta a 9 capitales facilitándoles la docencia académica y la interconsulta médica. La historia clínica estará implantada en dos años en el Sanatorio Americano y en el correr del año entrante se irá implantando en las demás instituciones.

EHRLA: ¿Con qué desafíos se encontraron?

AVS: Con muchos. Estamos frente a un cambio estructural de la práctica médica. Y esto tiene sus costos pero no tiene réditos inmediatos. Hay muy poca gente formada dentro del cuerpo médico que estén capacitados en informática; por otro lado hay muchos informáticos pero pocos de ellos orientados a la especialidad informática médica. Muchas veces es frustrante. Es un camino que sabemos que tenemos que abordarcon el mayor optimismo y aprender a gestionar el cambio.

EHRLA: ¿Usted se refiere a que las dificultades no son sólo técnicas?

AVS: Claro. Por eso tenemos un asesoramiento, entre todas las consultorías que integran el proyecto, que especialmente trata sobre gestión del cambio. Buscamos resaltar las virtudes de la modernización y demostrar la imposibilidad de seguir brindando la medicina sin el auxilio de la informática. Conceptos de los organismos internacionales tanto de salud, como económicos, nos hacen ver que el estar conectado a internet hoy es un indicador social de respeto por un derecho humano fundamental. Esto es interesante, porque nosotros encaramos la inclusión de las tecnologías de la información para gestionar mejor nuestro sistema y terminamos viendo que estas tecnologías favorecen la igualdad social. Este proceso es irreversible y también lo suficientemente lento como para frustrarnos varias veces al día y volver a tomar la marcha.

EHRLA: ¿Cómo retoman el optimismo?

AVS: Siempre hay situaciones que nos hacen ver que estamos en el camino correcto. Uno es el ejemplo del Hospital Italiano de Buenos Aires, que ha sido un poco el padrino nuestro al irnos marcando las dificultades que íbamos a tener y en mostrarnos el camino. Otro es el del Hospital de la Universidad de Chile, que también tiene un proyecto similar al nuestro financiado por el BID. Al recorrer los países vemos que el camino no es otro que éste. La informatización, epecialmente la posibilidad de acceder a su historia clínica desde cualquier lugar, le da al paciente una calidad asistencial y seguridad que de otro modo no tendría y también se beneficia el acto administrativo.

EHRLA: Cree que la implantación de las nuevas tecnologías van a repercutir en menores costos para el sistema sanitario o por el contrario va a aumentarlos?

AVS: En la bibliografía europea se calcula el costo de la informatización de las instituciones médicas entre un 2 y un 4 por ciento del presupuesto. Aunque su costo sea elevado, el problema está en que ya no se puede ejercer la medicina sin el auxilio de esta tecnología. Todos los sectores implicados en la salud la necesitamos: el médico, el funcionario, la enfermera, el que trabaja en admisión, la farmacia y también entran en juego las empresas, muchas de ellas multinacionales, que tendrán que llegar a entender cuál es el interés en la salud y también hacer todo lo posible para que los costos sean accesibles a un sistema como el del Cono Sur , donde no estamos en situaciones en las que sobre dinero. Siempre el tema presupuestario y financiero es un techo del que no nos podemos escapar.

COMO ES EL PROYECTO

Geocom Uruguay es la empresa que lleva adelante la implementación del proyecto. Hasta el momento ya concretó la implementación de la Historia Clínica Electrónica (HCE), componente del sistema GEOSalud, en 2 instituciones: CAMEC (Rosario) y Sanatorio Americano (Montevideo); y que a corto plazo se replicará en otras 3 instituciones de la
Federación. Como objetivo a largo plazo se pretende abarcar, con este sistema, las 23 instituciones de FEMI. El proyecto es financiado por FOMIN (Fondo Multilateral de
Inversiones) miembro del Grupo BID, y se enmarca en una Licitación Pública Internacional, de la cual se han adjudicado 4 lotes a Geocom. La implementación de la Historia Clínica Electrónica, permitirá interoperabilidad de la información entre las instituciones, en base a un modelo de trabajo federativo, con la aplicación de tecnología con estándares HL7 (Health Level 7), siendo de los primeros proyectos que implementa esta tecnología en Uruguay. El objetivo es lograr que el proyecto SALUD DIGITAL y en especial la Historia Clínica Electrónica (HCE) permitan sentar las bases para que la FEMI sea reconocida nacional e internacionalmente, como un núcleo de instituciones médicas uruguayas que usan las TICs de manera efectiva, individual y colectivamente. Para ello se buscará alcanzar tres metas:

1. Seguridad y satisfacción para el paciente, a través de la aplicación de las últimas innovaciones en materia de procesos de salud centrados en el paciente, al contar con la información necesaria y el intercambio de información clínica formal y oportuna ante derivaciones o interconsultas. 2. Un alto grado de eficiencia a través de un adecuado registro y control de insumos, la obtención de indicadores de gestión a tiempo para el manejo de costos, la coordinación y auditoría de acciones a nivel de todo el Sistema FEMI. 3. Mayor seguridad y soporte legal a sus profesionales a través del registro con estándares de codificación de la información correspondiente a cada uno de los eventos de salud en las áreas de Emergencia, Ambulatorio y Epicrisis, la obtención de indicadores y detalle de los actos médicos a partir de los registros permitiendo realizar acciones correctivas en los procesos involucrados, la obtención de información sobre los Programas y Metas Asistenciales tanto para evaluación como para reporte.

Más info: FEMI y FEMI SALUD DIGITAL