Los secretarios de Determinantes de Salud y Relaciones Sanitarias, Eduardo Bustos Villar, y de Políticas, Regulación e Institutos del Ministerio de Salud, Gabriel Yedlin, expusieron la semana pasada en el panel “La funcionalidad de la Red Federal de Fibra Óptica en materia de salud”, que se realizó en el predio ferial de Tecnópolis, en el contexto del Encuentro Latinoamericano de Telecomunicaciones, Cultura e Inclusión Digital “Patria Grande Conectada”.

Al precisar los detalles del Plan Integral de Comunicaciones e Informatización de la Salud (Picis), los funcionarios señalaron que la informatización del sistema sanitario es un proceso de “enorme potencialidad” que permitirá “mejorar la calidad administrativa, disminuir costos y brindar calidad de información y una adecuada planificación y gestión de la salud de todos los habitantes”.

El panel tuvo como moderador al secretario Técnico y Académico de la Comisión de Planificación y Coordinación Estratégica del Plan Argentina Conectada, Emmanuel Jaffrot, y también contó con la participación del coordinador de Informática y Telecomunicaciones de la Autoridad Cuenca Matanza-Riachuelo (Acumar), Esteban Nemes, y del presidente de la Fundación Iberoamericana de Telemedicina, Guillermo Schor-Landman.

Jaffrot detalló que algunos de los objetivos de esta iniciativa son “generar la historia clínica electrónica para cada ciudadano” y lograr una mayor “articulación entre programas de salud” con el propósito de brindar “una gestión mucho más flexible y adaptada a la realidad”.

“Imaginen la importancia de contar con información en tiempo real para poder intervenir, la potencialidad es enorme”, manifestó, a su vez, Yedlin, quien subrayó que “este modelo de crecimiento con equidad también apunta a reducir la brecha digital” a través de una “gestión de gobierno que ha recuperado el rol del Estado y garantiza la salud como un bien tutelar”.

Además, el secretario describió las iniciativas de la cartera sanitaria que promueven la utilización de sistemas para informatizar la carga y encriptación de datos de todos los beneficiarios, tales como el Plan Nacer (seguro público de salud para embarazadas y niños menores de 6 años sin obra social), el Programa Remediar (provisión gratuita de medicamentos para 15 millones de personas a través de la red de Centros de Atención Primaria de la Salud), el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentina (Siisa) y el Sistema Nacional de Procuración y Trasplante de la República Argentina (Sintra)

“En el Siisa son las provincias las que cargan sus propios datos; tenemos registrados más de 19.000 establecimientos en todo el país, más de 523.000 profesionales de la salud habilitados y también estamos haciendo una nominalización de todas las personas que se aplican vacunas”, dijo Yedlin y consideró a esta tecnología como “una herramienta y un bien social”.

En tanto, Bustos Villar afirmó que “la digitalización y la gestión de la información generada por el sistema de salud nos permitirá mejorar la calidad administrativa, disminuir costos y brindar calidad de información y una adecuada planificación y gestión de la salud de todos los habitantes”.

“También apuntamos a establecer un sistema digital de gestión de la información de salud que permita realizar una identificación nominal de los beneficiarios”, dijo y remarcó que, para eso, “es necesario modificar normas vigentes que establecen que las prescripciones o recetas médicas deben ser manuscritas”.