El hospital de niños Sick Kids de Canadá ha desarrollado una aplicación móvil que ayuda a niños y jóvenes con cáncer a autogestionar el dolor que suele generar el tratamiento de la enfermedad. La herramienta, denominada Pain Squad, pretende chequear la evolución de los pacientes de forma dinámica.

Antes de dirigir el proyecto Pain Squad, la doctora Jennifer Stinson, enfermera científica del Programa de Dolor Crónico de Sick Kids, tenía experiencia previa: había desarrollado un diario electrónico del dolor para jóvenes con artritis. Con ese background y con la idea de adaptar la iniciativa a niños y adolescentes con cáncer, durante dos días reunió a programadores especializados en aplicaciones de salud y a médicos expertos en dolor y cáncer. “Revisamos en conjunto las estrategias farmacológicas, físicas y psicológicas usadas para gestionar el dolor y luego pensamos las preguntas que la app debería realizar para hacer un seguimiento de la intensidad y de la localización del dolor”, relata la doctora. A su vez, en simultáneo, entrevistó a enfermeros, trabajadores sociales, terapeutas físicos y psicológicos, pacientes y padres. ¿El objetivo? Conocer cómo impacta el dolor en el día a día de los chicos.

Luego de escuchar los testimonios, Stinson se dedicó a estudiar el campo de acción. Tras explorar las 300 herramientas móviles que estaban disponibles para gestionar el dolor, descubrió que no existía ninguna app específica para niños con cáncer. Incluso, notó que menos del uno por ciento de esas aplicaciones habían sido evaluadas para determinar si realmente marcaban una diferencia en la reducción del dolor.

Que sea un juego

Ante la necesidad de encontrar una motivación duradera para los chicos, el equipo de Stinson se topó con el concepto de ‘escuadrón del dolor’. “Sabíamos que teníamos que construir algo realmente atractivo, ya que el mayor desafío era que los niños se comprometieran a completar el cuestionario dos veces por día”, comenta la doctora.

 ¿Cómo funciona?

Cada chico con acceso a la app se convierte, de inmediato, en integrante del escuadrón del dolor. Con el tiempo, a medida que responden las preguntas pensadas para hacer un seguimiento del dolor, los usuarios van ganando insignias y tienen la posibilidad de escalar jerarquías: comienzan como policías novatos y finalizan como jefes de la cuadrilla.

Más allá de la propuesta lúdica y de gestión, el equipo de Stinson quiso incluir videos con mensajes inspiradores de Rookie Blue y Flashpoint, los personajes más famosos de los programas policiales canadienses.

 Pain Squad en números

Hasta el momento, la aplicación móvil lanzada en 2012 arrojó estadísticas confiables. Según un estudio basado en la experiencia de cien adolescentes, el dolor promedio percibido por los usuarios fue moderado, de 4.2 en una escala de 10. A su vez, en el 93 por ciento de los casos se registró dolor. “A través de estas cifras pudimos determinar que Pain Squad es un método confiable y válido para medir y registrar el dolor producido por el cáncer”, puntualiza la doctora.

Feedback           

Si bien esta aplicación no comparte los registros de los usuarios con los profesionales de la Salud, sí ofrece la opción de que el propio paciente descargue, envíe o imprima un informe para mostrárselo a su médico tratante.

Novedad

El equipo liderado por Stinson desarrolló recientemente Pain Squad+, una versión que no sólo hace un seguimiento del dolor sino que también incluye consejos sobre cómo manejarlo. “Esta extensión trabaja con un algoritmo basado en la información ingresada por otros pacientes y, según el tipo de dolor, sugiere qué soluciones puede probar el niño”, explica la doctora.

DATO: Hoy en día Pain Squad está disponible en inglés para dispositivos iOS, pero el grupo de investigadores del hospital Sick Kids lanzará en breve versiones compatibles con Android y traducciones de la app al español y al griego.