El departamento de innovación del Einstein es considerado una referencia en América Latina. ¿A qué se le atribuye esa conquista?

Más que un departamento de innovación en sí, que existe hace 2 años y medio, el Hospital tiene el historial de invertir en investigación y conocimiento, siempre buscando traer nuevas tecnologías. Si tuviéramos que crear lo que estamos haciendo aquí en cualquier otro lugar, puede que no tuviéramos el mismo éxito, pues en Eistein siempre se alimentó la cultura de la innovación. El Hospital siempre tuvo la misión de traer cosas relevantes para la sociedad, y esa meta es fundamental.

. ¿Cómo el departamento de innovación puede ayudar en la evolución de nuevos tratamientos e investigaciones?

Creo que lo primera cosa es estar aquí para apoyar innovaciones que tengan un resultado positivo para los pacientes y el sistema de salud en general. La visión es siempre esta: mirar de forma sistemática. Comenzamos por el beneficio que le vamos a dar al paciente. Evidentemente también tenemos nuevas tecnologías en el ecosistema de startups, que es una cosa nueva en Brasil, pero todo comienza con la visión del paciente, todo parte de acá. Tenemos que abarcar todas las nuevas tecnologías de una manera ágil, pero responsable, ya que estamos en el sector de la salud, lidiando con vidas humanas. Esa combinación es la que hizo la diferencia.

.El circuito Einstein de startups es un nítido incentivo en el avance del sector. ¿Cómo surgió esa idea y cuál es el resultado efectivo en asociaciones con el hospital?

El Einstein siempre ha sido una institución abierta a la sinergia, son decenas de asociaciones con instituciones de salud del mundo entero: Centros de investigación, Universidades. En el área de la salud, es muy difícil que una institución de punta como el Einsten tenga todo el know how de una forma aislada. La idea de asociaciones con startups es algo nuevo en el área de salud en Brasil. Y observando ese fenómeno, nada más natural que se abran para esos socios. El primer circuito sucedió en febrero de 2015, y ya hemos hecho cinco tipos de eventos así. Más que el circuito en sí, visitamos incubadoras y universidades que investigan. Siempre tenemos una puerta abierta con las starpus y abrimos un puente con las variadas disciplinas del hospital, mientras lo que estén haciendo sea relevante para nosotros.

.Usted viene de una carrera académica, fue un ingeniero y también pasó por los medios de comunicación. ¿Cómo está siendo su experiencia en el área de la salud en este momento en que vive Brasil?

Mi tesis de maestría y doctorado se centraron en la innovación. Todo los días aprendo algo, la salud es uno de los sectores más complejos que existen, tal vez deba pasar muchos años acá para afirmar que realmente lo conozco. Es fascinante, al combinar TI con salud tenemos que ser osados, porque los desafíos en el área de salud en Brasil son gigantes. Por otro lado tenemos que ser conservadores, porque no podemos hacer cosas que no tengan un efecto positivo en la vida del paciente. No sirve estar enamorado y fascinado por la tecnología, por el gadget, por la cosa nueva, si esta, de hecho, no va a cambiar la vida del paciente. Cuando estamos probando una nueva tecnología, no tenemos datos, ni evidencias, por eso estamos haciendo aquí en Einstein las llamadas pruebas pilotos controladas. Intentamos detectar una nueva tecnología, siendo relativamente ágiles, con starpups etc, pero por otro lado, intentamos ser rápidos y seguros para que esta sea viable.

. ¿Cuál fue el mayor desafío que vivió estando al frente de este departamento?

No sé si tengo un mayor desafío, el desafío es la intensidad. Este es un Hospital General, tenemos un sistema de salud, una Guardia, y el desafío para quien viene de afuera del área es una complejidad y la intensidad de esa área. Se debe aprender todo muy rápido, ya que es una avalancha diaria de conocimiento.

.¿Cómo piensa que el sector de innovación estará marchando de aquí a diez años, habrá muchas cosas nuevas, promesas de inteligencia artificial?

La cuestión de la digitalización está en todas las áreas del hospital. Por ejemplo: en cirugía vascular. ¿Cómo era hecho hace 20 años y como está hecho ahora? Hoy es como si estuviéramos dentro de un videojuego. También trabajamos con Big Data y Machine Learning, o sea, máquinas que van a generar recomendaciones de diagnóstico automáticos y etc. La digitalización está afectando a todas las áreas de contacto con el paciente. Ayer estaba en un simposio sobre telemedicina y el impacto que ella puede tener en Brasil y fue todo muy interesante. Lo digital puede permitir, por ejemplo, un cuidado con pacientes que están aquí, pero que podrían tranquilamente estar en su casa. Lo digital también va a cambiar el flujo del paciente por sistema, va a eliminar mucha burocracia y la forma como el enfermo se relaciona con el sistema de salud, van a haber menos pérdidas por el camino. El conocimiento también va a ser más difundido y grandes centros como el Einstein van a poder compartir más sus prácticas de medicina e su know-how.

. ¿Hay algún tipo de tecnología, ideas, que vio afuera y le gustaría traer para Brasil?

El mundo está muy conectado y estoy sorprendido en cuanto el Einstein invierte en capital humano y se empeña en dejar su cuerpo de funcionarios actualizado. Países como Dinamarca, Suecia, Inglaterra y principalmente Israel, donde la cultura de innovación y de starpus es muy fomentada, son nuestras inspiraciones.Además, acá va una novedad de primera mano: nuestro doctorado en medicina, abrimos una carrera de emprendimiento e innovación y estoy coordinando este curso.  Queremos que las personas, a partir de una idea, creen conceptos o productos que puedan revolucionar el sistema de salud o el tratamiento de una enfermedad. Es una larga “cadena de eventos”, muy desafiante y creemos que tenemos ese capital humano aquí. Los alumnos irán a aprender sobre propiedad intelectual y design thinking.