(18/05/2016 – Agencia CyTA-Instituto Leloir)-. Un proyecto internacional con participación argentina, que analiza el uso de celulares y tablets para evaluar trastornos respiratorios del sueño, fue premiado como el mejor trabajo del 2015 por la revista científica “The Journal of Otology and Laringology” de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido.

“Nos alegra que esta prestigiosa publicación reconozca el impacto social que podría tener nuestra iniciativa en la salud pública”, señaló a la Agencia CyTA-Leloir el doctor José David Abdullatif, del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Bernardino Rivadavia (HBR), en Buenos Aires.

Junto a seis colegas de Estados Unidos y Portugal, Abdullatif reunió evidencia que demuestra que los dispositivos inteligentes portátiles pueden resultar una alternativa eficaz a estudios de laboratorio más complejos que se emplean para diagnosticar trastornos respiratorios del sueño, incluyendo el síndrome de apneas-hipopneas obstructivas de sueño que alteran en forma significativa la calidad de vida de los pacientes.

Los especialistas descargaron y evaluaron 13 aplicaciones para roncadores de la app store de Apple. En el estudio, nueve personas usaron sus teléfonos inteligentes para grabar su respiración mientras dormían en su casa y posteriormente fueron evaluados con equipos convencionales (polisomnografía nocturna con oximetría de pulso) en el laboratorio de sueño de la Universidad de Stanford.

La mejor calificación la obtuvo “Quit Snoring”, que permite grabar una noche completa de sueño, reproducir la grabación sonora en su totalidad y graficar las variaciones de decibeles producidas por los ronquidos. En comparación con los registros del laboratorio, los investigadores observaron una concordancia del 90 al 99 por ciento en el número de ronquidos.

De acuerdo a Abdullatif, quien también integra el Instituto Ferrero de Neurología y Sueño de Buenos Aires, las aplicaciones en celulares, tablets u otros soportes no reemplazan al laboratorio de sueño, pero podría transformarse en una herramienta “útil, simple, de bajo costo y accesible” para orientar la indicación de estudios de mayor complejidad.

Fuente: Agencia CyTA-Instituto Leloir