Imaginemos que una persona que vive en Santiago de Chile viaja por motivos laborales hacia diversas ciudades de América Latina. Durante su recorrido y sin previo aviso, cae enferma o sufre un accidente. Rápidamente es trasladada al centro asistencial más cercano para recibir la atención correspondiente, pero cuando los médicos comienzan a prestar los primeros cuidados se dan cuenta que no tienen cómo saber si esa persona sufre alguna condición crónica o si es alérgica a un determinado medicamento. Es decir, en esos momentos el personal médico toma conciencia que no tiene antecedentes del paciente para atenderlo de la mejor manera.

Es justamente esta situación la principal brecha de información que busca resolver lo que se denomina como “Salud Conectada”. En términos simples, se trata de conectar información clínica de prestadores e instituciones de salud, de forma que todos los datos de una persona estén disponibles para los especialistas y el personal administrativo que tengan necesidad de usarlos, en cualquier momento y en cualquier lugar.

Y para que esto, que hace unas pocas décadas parecía ser ciencia ficción, sea posible es esencial contar con soluciones que sean capaces de intercambiar datos bajo estándares compatibles y sobre todo, con las nuevas tecnologías que conforman la llamada “Transformación Digital”. Estamos hablando entonces de Big Data, Cloud, Internet de las Cosas, Wearables e incluso, Machine Learning.

A partir de la anterior premisa, es que cobra especial importancia el primer congreso que HIMSS celebró en Bogotá, en el que prestigiosos expertos locales e internacionales se dieron cita para compartir experiencias, conocimientos y proyectos vinculados con las mejores prácticas y el uso de las tecnologías de la información (TICs) en el sector salud.

Es así que en la capital colombiana se analizó en profundidad el estado de avance de diversos programas que apuntan a la adopción de Registros Médicos Electrónicos en América Latina.

En este sentido, aunque la región muestra una tendencia general hacia una creciente adopción de las TICs en el sector, lo cierto es que actualmente hay países que van a la vanguardia y que muestran un grado de avance significativo hacia experiencias exitosas en “Salud Conectada”. Entre ellos se pueden destacar a Chile, Brasil, Colombia y Uruguay.

En este último caso se trata de uno de los líderes en la región*. De acuerdo a estadísticas de la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información (AGESIC) de la Presidencia de Uruguay, en la actualidad casi todas las instituciones de salud públicas y privadas del país ya están conectadas y probando la plataforma que habilitará la implementación de una Historia Clínica Electrónica Nacional (HCEN). Recientemente, el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, anunció que en 2018 todos los usuarios podrán acceder de manera electrónica a su historia clínica en el país. Para ello, Uruguay ya ha dado importantes pasos en la conexión de las instituciones de salud, la estandarización de protocolos y el cumplimiento de estándares de interoperabilidad por parte de los prestadores.

Otro ejemplo que se puede mencionar es Colombia. En febrero de 2016 el ministro de Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria, presentó el nuevo modelo de salud, uno de cuyos puntos básicos es la creación de un sistema único de información, que asegure que un mínimo de datos de los pacientes esté disponible para planificadores, gerentes en salud, directores, personal médico y administradores**.

Al día de hoy, en el país ya hay cerca de 40 hospitales con más de 500.000 historias clínicas unificadas. Esto significa que entre un 30% a 40% de los centros asistenciales y clínicas del país ya tienen sistematizadas sus historias clínicas. Ahora el Gobierno se encuentra en la tarea de mejorar la conectividad en las zonas más aisladas y de fomentar una mayor cultura digital entre los profesionales de la salud, para ayudarlos a adaptarse mejor a las nuevas tecnologías.

En una línea similar está el caso de Chile, considerado uno de los países pioneros y líderes en el desarrollo de “Salud Conectada” en América Latina. Un ejemplo exitoso de interoperabilidad en el país austral es el de los Servicios de Salud de Talcahuano (SST) y Concepción (SSC)***, dos ciudades ubicadas en la VIII Región de Chile, distantes casi 20 kilómetros entre sí. Este proyecto de interoperabilidad permite hoy a los profesionales clínicos del Hospital Guillermo Grant Benavente (HGGB) de Concepción acceder al historial médico de los pacientes del Servicio de Salud de Talcahuano. A su vez, los establecimientos de la Red Asistencial del SST cuentan con acceso a las contra-referencias de los pacientes atendidos en el HGGB, siendo ésta la primera experiencia de referencia y contra-referencia de Macrored a nivel país. De esta forma, los sistemas que gestionan la información clínica de los pacientes de ambos Servicios de Salud, en este caso SinetSur y Galileo en Concepción e InterSystems TrakCare en Talcahuano, comparten información y forman una comunidad de “Salud Conectada”, que permite a los profesionales tener acceso oportuno a la información clínica de cada paciente y por ende, entregar una atención de mayor calidad a miles de personas.

En este caso, el aporte de InterSystems a través de sus expertos y las soluciones HealthShare y TrakCare **** ha sido fundamental para la interoperabilidad y el intercambio de información de los Servicios de Salud de Talcahuano y Concepción.

HealthShare es la Plataforma de Información de Salud de InterSystems, que combina la interoperabilidad, la gestión, el análisis y las capacidades de desarrollo de rápida aplicación de información, todo con un alto desempeño, confiabilidad y altamente escalable. Mediante esta plataforma, las instituciones de salud son capaces de mejorar la comunicación y la precisión de los historiales médicos, incrementando la seguridad, reduciendo los servicios duplicados y utilizando todos los datos de la organización en análisis que identifican oportunidades para mejorar y hacer más eficiente y oportuna la atención médica de las personas.****

Por su parte, TrakCare es el sistema de Registro Clínico Electrónico (RCE) de InterSystems. Está considerado como el software de su tipo más reconocido en el mundo, con más de 450 hospitales que lo utilizan en 25 países. Entre sus funcionalidades, incluye un conjunto completo de módulo clínico y administrativo, dividido por áreas que comparten un único modelo de datos e interfaz de usuario accesible mediante un inicio único de sesión.****

De esta forma, TrakCare ayuda a mejorar los procesos de atención, aprovechando las mejores prácticas locales e internacionales obtenidas por la experiencia de InterSystems al servicio de una amplia comunidad global de médicos.

Claramente, el escenario regional indica que la interoperabilidad es uno de los desafíos más importantes en los próximos años para la salud en América Latina y gracias a tecnologías vinculadas a la Transformación Digital, ya se están dando pasos concretos y significativos hacia la “Salud Conectada”. Lograr que los centros de salud puedan compartir sus datos, reportará grandes beneficios para los usuarios: proporcionar una atención más oportuna y de calidad, implementando el tratamiento más indicado sin importar el lugar, gracias a la disponibilidad en tiempo real de todos los datos de los pacientes.

Fuentes:

www.intersystems.com

*Fuente: http://ehealthreporter.com/es/noticia/uruguay-sigue-dando-pasos-hacia-su-historia-clinica-electronica-nacional/

**Fuente: https://www.elespectador.com/noticias/salud/historia-clinica-unica-buena-o-mala-idea-articulo-621000

***Fuente: https://www.portalredsalud.cl/2017/09/22/interoperabilidad-el-paso-clave-para-seguir-siendo-lideres-de-la-region/

****Fuente: http://ehealthreporter.com/es/noticia/potenciando-la-transformacion-de-la-salud-desde-la-base/