La Organización Mundial de la Salud estima que en 2030 la diabetes se va a convertir en la séptima causa de muerte. Hoy en día hay más de 347 millones de personas con esta enfermedad y el 90% de esos casos corresponde al tipo 2.

Estas cifras llevaron a investigadores de la Universitat Politècnica de València, a la empresa Tecnologías para la Salud y el Bienestar (TBS) y al Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitari i Politècnic La Fe a diseñar un sistema de detección temprana de la diabetes tipo 2.

Se trata de un software de predicción personalizada de la enfermedad que funciona a través de la información almacenada en las historias clínicas electrónicas. Actualmente se encuentra en fase de prueba en el nosocomio valenciano y en el Hospital de la Fondazione Salvatore Maugeri de Pavía, Italia.

La tecnología en cuestión integra modelos matemáticos y estadísticos recogidos en los expedientes electrónicos y permite la estratificación continua y automatizada de la población en riesgo. “El sistema se compone de varios módulos y una serie de interfaces web a la que pueden acceder los diferentes implicados en el seguimiento de pacientes”, explica Antonio Martínez Millana, doctorando en el Instituto ITACA de la UPV.

El desarrollo de esta herramienta se da en el marco del proyecto europeo MOSAIC, que promueve la creación de algoritmos y modelos matemáticos en aras de mejorar las herramientas y estándares actuales para el diagnóstico de diabetes tipo 2, intolerancia a la glucosa y glucosa en ayunas alterada.

“La aparición de esta patología puede retrasarse e incluso prevenirse si se actúa a tiempo”, señala Martínez Millana. Hasta ahora, no existía ningún método para prever esta enfermedad, ya que su diagnóstico deriva de la detección de resultados anómalos.