“”Hace diez años, mucha gente creía que gracias a la proliferación de dispositivos móviles en África el empoderamiento digital estaba a un paso. No fue así. El empoderamiento digital es un proceso largo y continuo, y la simple existencia de tecnología celular no cambia de inmediato la manera en que la gente pobre satisface sus necesidades básicas””, manifiesta en el inicio de su columna.

Para luego reconocer que estamos en un momento superador en el que podemos empezar a beneficiarnos significativamente con la proliferación de los smartphones. “Pero ahora, después de años de inversiones, el empoderamiento digital está en marcha, debido a la creciente cobertura de las redes, los dispositivos con más capacidades y un catálogo cada vez mayor de aplicaciones . Cuanta más gente obtiene acceso a una tecnología digital mejor y más barata, se llega a un punto de inflexión en el que los beneficios de ofrecer servicios digitalmente, como bancarización y salud, claramente superan los costos. Las empresas entonces están dispuestas a hacer las inversiones necesarias para construir nuevos sistemas y los clientes pueden aceptar los costos de la transición que implica adoptar nuevos comportamientos”, analiza.

De qué depende el éxito de la mHealth

Gates opina que el acceso digital a la atención médica, o salud móvil (mHealth), es un área que ha tardado en surgir, porque es difícil crear una gran plataforma y luego convencer a todos en un sistema de salud de que vale la pena usarla. “Si algunos trabajadores de la salud utilizan los celulares para enviar información a una base de datos, pero otros no ven la utilidad de hacerlo, el sistema digital es incompleto y, por ende, tan defectuoso como el sistema en papel actual”, analiza.

En cuanto a los proyectos existentes destaca a Motech, centrado en la salud maternal e infantil en Ghana, como el más promisorio.

Para finalmente recomendar: “”Este es el sueño , pero funciona sólo si los trabajadores que ven a los pacientes ingresan datos, si los ministerios de salud toman medidas y si los pacientes utilizan la información que reciben. Hace diez años, la gente decía que esto iba a suceder rápidamente. No fue así, porque todavía no estaban las piezas en su lugar. Hoy las cosas están cambiando”.

Ver articulo completo en Clarin.com